09 de abril de 2017
09.04.2017
0/8
Aniversario

El PCE confía en una nueva "revolución" 40 años después de ser legalizado

Los comunistas creen que "el capitalismo no ha sido capaz de resolver los problemas de la humanidad"

09.04.2017 | 09:48
Santiago Carrillo junto a los dirigentes del PCE tras su legalización.

La legalización del Partido Comunista de España (PCE), que supuso uno de los hitos clave de la Transición, cumple este domingo 40 años en un momento en el que la organización que entonces lideraba Santiago Carrillo está sumida en un papel marginal, aunque empeñada en seguir defendiendo su ideario.

Fue el 9 de abril de 1977, en el bautizado como "Sábado Santo rojo", cuando el Gobierno de Adolfo Suárez puso fin a la clandestinidad del PCE para que poder celebrar en junio las primeras elecciones democráticas tras el franquismo y caminar hacia la democracia.

Transcurridas cuatro décadas, la formación, que mantiene sus siglas y su autonomía, lucha por subsistir y no caer en el olvido, después de integrarse primero en Izquierda Unida (IU), en 1986, y el pasado año, en la coalición electoral de ésta con Podemos.

"El PCE, no solo tiene futuro, sino que es una necesidad. El capitalismo no ha sido capaz de resolver los problemas de la humanidad, por lo que hace falta un sistema justo y un partido que luche por él", reflexiona el secretario general de los comunistas españoles, José Luis Centella.

En una entrevista con EFE, Centella se muestra convencido de que la lucha de clases "tiene sentido en el siglo XXI, como lo tuvo en el pasado", aunque admite que es preciso "organizarse para llegar a la gente y saber cómo comunicar con ella".

Centella lleva al frente del partido desde 2009, cuando asumió un cargo que ocuparon antes en democracia Carrillo, Gerardo Iglesias, Julio Anguita y Francisco Frutos.

El que el PCE "siga vivo no es poco con todo lo que ha caído en el planeta y en España", según Centella, y continúa "decidido a cambiar las cosas" de la mano de IU y Podemos, lo que les ha permitido tener cinco diputados con carné comunista de los 70 del grupo parlamentario común.

"El PCE no renuncia a hacer la revolución. Puede sonar a tiros, a violencia, pero la revolución es cambiar las cosas", proclama el líder andaluz, que ya era militante comunista, con 19 años, cuando tuvo lugar el "Sábado Santo rojo".

Asesinatos de Atocha


Los historiadores vienen a coincidir en que el asesinato de los abogados laboralistas de la calle Atocha de Madrid en enero de 1977 y las negociaciones entre el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y Santiago Carrillo para que el PCE aceptara la monarquía y la Constitución fueron determinantes en la legalización.

Centella admite que ambos hechos influyeron, pero matiza: "No fue lo fundamental. Al PCE, nadie le regaló la legalidad, sino que la conquistó. O se hacía legal o no había democracia".

José Luis Centella. Foto: EFE

Con la vista atrás, Centella confiesa que la ilusión que se vivió en 1977 "no se ha visto confirmada por los hechos", porque derechos que se recogieron en la Carta Magna, como el del trabajo o la vivienda, siguen sin reconocerse por ley.

A juicio del secretario general, "hubo una tremenda ingenuidad por parte del PCE creyendo que simplemente con estar en el Parlamento se podían resolver las cosas y se olvidó la lucha en la calle".

"No me reconozco en el actual PCE"


Nicolás Sartorius, cofundador de CCOO, era miembro de la dirección del PCE en 1977, aunque abandonó el partido a mediados de los 80, antes de crearse IU.

En opinión de Sartorius, el paso de los años ha llevado al partido a ser "bastante marginal", puesto que al no concurrir a las elecciones generales con marca propia desde 1982, "no se sabe qué apoyos, ni qué fuerza tiene".

"No me reconozco en el actual PCE, pero sí estoy orgulloso del de mi época", comenta a EFE Sartorius, actual responsable de la Fundación Alternativas.

Nicolas Sartorius. Foto: Víctor Lerena

Cuando la formación comunista fue legalizada, contaba con unos 200.000 militantes y ahora, apenas supera los 10.000.

El más veterano es Rafael Martínez, que de sus 103 años de vida, lleva afiliado desde 1931, convencido de que el PCE es el que "más honradamente ha luchado por la libertad de la clase obrera".

Su padre era socialista -"pero del PSOE de aquella época, no del de hoy", puntualiza- y le llevó para que se inscribiera también, pero al poco se crearon las juventudes comunistas en Écija (Sevilla), y prefirió esta opción, relata a EFE Martínez, quien combatió en la guerra civil y estuvo en Francia exiliado durante treinta años.

A pesar de lo que es ahora el PCE, Martínez, residente en Córdoba, se siente "orgulloso" de seguir perteneciendo a él.

"Me queda la satisfacción de que no he abandonado nunca mi carné y quiero llevarlo en el bolsillo hasta el último momento", promete el militante centenario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Internacional

Al menos 53 muertos y 158 heridos en un ataque talibán a la Policía en Afganistán

Los fallecidos son 25 civiles, 21 miembros de las fuerzas de seguridad y 7 de los atacantes

Las fuerzas sirias anuncian el control total de Al Raqa

Las fuerzas sirias anuncian el control total de Al Raqa

Sin embargo, la alianza armada no confirma el fin de la presencia de miembros del Estado Islámico

Suben a 41 los muertos por los incendios en California

Los fuegos que desde hace más de una semana arrasan ese estado han quemado 86.000 hectáreas

Ya son 38 los muertos en los incendios en Portugal

Ya son 38 los muertos en los incendios en Portugal

El fuego, con más de 500 focos activos en todo el país, deja además 55 heridos, 15 de ellos graves

Asesinada una periodista en Malta con un coche bomba

La bloguera Caruana Galizia, que investigaba la corrupción en su país, había sido amenazada

Seis meses de prisión para una alemana por negar el Holocausto judío

Seis meses de prisión para una alemana por negar el Holocausto judío

Ursula Haverback, de 88 años, afirmó que no había "nada de verdad" en los crímenes de Auschwitz

Enlaces recomendados: Premios Cine