Rajoy hace balance

Mantiene ´tendida la mano´ a Artur Mas

El presidente le exige lealtad y le recuerda el "papel" que le corresponde "en la defensa de la Constitución"

 

EP/MADRID El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado que mantiene "tendida la mano" al diálogo y que está dispuesto a "acomodar mejor las demandas de diversidad", pero también ha sentenciado que conoce sus responsabilidades como presidente, las "lealtades" a las que se debe y el "papel" que le corresponde "en la defensa de la Constitución", en referencia al anuncio del Gobierno catalán de convocar un referéndum independentista.

"No me desviaré de ninguna de ellas. Mantengo tendida la mano al consenso, pero siempre en el marco que delimita la Constitución", ha subrayado el jefe del Ejecutivo en una intervención de resumen del año 2012 desde el Palacio de la Moncloa.

Mariano Rajoy se ha referido a la cuestión catalana en su intervención inicial, aunque sin mencionar a Artur Mas, y lo ha hecho para dejar claro que apostará por el diálogo pero partiendo de la defensa de la Constitución y del respeto "a las reglas y los procedimientos".

Para ello, y preguntado después al respecto, ha asegurado que recibirá "con mucho gusto" a Artur Mas cuando éste lo solicite, lo que podría ocurrir pronto a tenor de las declaraciones de este mismo viernes del portavoz de la Generalitat, Francesc Homs. "He escuchado que consideraría bueno y positivo tener una conversación conmigo y a mí hablar me parece muy bien", ha insistido.

Pero el presidente ha querido precisar qué es dialogar y negociar y ha hecho una velada referencia al resultado de su último encuentro con Artur Mas, cuando según él mismo dijo después, el dirigente catalán le planteó como un ultimátum el pacto fiscal.

"Una cosa es hablar, negociar, y otra decir sí o no a una propuesta, porque uno no tiene opción", ha recalcado. "Una negociación no es: 'o se hace esto o si no, hago lo que quiero'", ha insistido el presidente del Gobierno. Rajoy ha vuelto a mostrarse a abierto a renegociar la financiación catalana y a "escuchar" otros planteamientos, pero en ese marco de diálogo. "Una cosa es hablar, otra dialogar y otra ver a qué acuerdos se llega", ha reiterado.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado la necesidad de que todos los esfuerzos del país se concentren en la salida de la crisis económica, también en Cataluña, donde 750.000 personas "quieren trabajar y no pueden", ha apuntado; esta es la principal preocupación de los españoles y no será él por tanto "quien alimente ninguna tensión centrífuga", ha agregado Rajoy.

Tanto en su primera intervención como en respuesta después a las varias preguntas sobre las relaciones con la Generalitat, Rajoy ha insistido en que está dispuesto a escuchar y a dialogar para recuperar puntos de encuentro que él, ha asegurado, "nunca" ha roto. "Y si en este momento hay problemas con los puntos de encuentro tengan la absoluta seguridad de que haré cuanto esté en mis manos para que podamos encontrarlos en beneficio de todos los ciudadanos. No tengan la más mínima duda", ha insistido.

Al respecto, el presidente ha asegurado que se pueden "mejorar muchas cosas, recomponer consensos debilitados, acomodar mejor las demandas de diversidad". "Pero respetando reglas y procedimientos, con lealtad recíproca y primando lo que nos une sobre lo que nos separa", ha dicho.

Preguntado por qué sintonía mantiene con el líder de la oposición sobre este asunto, Rajoy se ha mostrado seguro de que con Alfredo Pérez Rubalcaba coincide "al menos en lo básico". "No podría ser de otra forma y no sería bueno que no fuera así", ha añadido.

Enlaces recomendados: Premios Cine