Tragedia en el Madrid Arena

El Samur atendió las paradas cardiorespiratorias en 4 minutos

El dispositivo se montó a las 2.29 horas para atender a las víctimas tras la primera llamada de emergencia

 21:24  
Interior del Madrid Arena en el momento de la avalancha.
Interior del Madrid Arena en el momento de la avalancha. ARCHIVO

EP / MADRID El Samur montó un dispositivo preventivo a las 2.29 horas en Madrid Arena con dos unidades, lo que permitió atender las paradas cardiorrespiratorias de una manera rápida, "a los cuatro minutos desde la primera llamada", como ha detallado este lunes la concejala delegada de Seguridad y Emergencias, Fátima Núñez, en la comisión de investigación.

Núñez ha recordado que la fiesta de Halloween en el Madrid Arena era un evento privado que contaba con su propia asistencia médica, encabezada por el doctor Viñals. Para que el Samur hubiera actuado desde un principio en el interior la organizadora, la empresa Diviertt, debería haber contratado sus servicios, previo pago de las tasas, tal y como ocurrió en el Open de Tenis, por ejemplo.

La concejala delegada ha detallado que la Policía Municipal comunicó una treintena de servicios para la trágica noche mientras que el Samur decide examinar una decena de ellos, entre los que se encontraba una concentración en Sol, un simulacro de evacuación en la Castellana, el del programa de Antena 3 'El hormiguero' y la fiesta del Madrid Arena. Fueron inspeccionados y se decidió enviar recursos del Samur a los dos últimos.

Así, una hora y media antes de la tragedia se enviaron dos unidades del Samur como preventivo para atender las entradas y salidas al espectáculo como su finalización. "Se decidió implementar un dispositivo preventivo cuando se vio necesario", ha explicado después de añadir que eso permitió que se atendieran tan rápidamente las paradas cardiorrespiratorias.

Riesgo similar en Nochevieja

Por otro lado, Fátima Núñez ha añadido que cada año va aumentado el número de madrileños que celebran Halloween, motivo por el que el área considera que esa fecha tiene un "riesgo similar a Nochevieja" y en función de eso se diseña la planificación de la Policía Municipal y Samur.

En cuanto a la policía se desplegaron más de mil efectivos, en turnos de tarde y noche, casi un 50 por ciento de incremento respecto al año anterior. El Samur dispuso de 86 profesionales, un 5 por ciento más que en 2011.

Núñez ha detallado que la primera llamada de alerta la recibió de los servicios de emergencias a las 5 horas. Entonces se puso en contacto con el inspector jefe diciéndole que se personara en el Madrid Arena y que tomara medidas para garantizar la seguridad y organizar el desalojo si fuera procedente.

La misma llamada la hizo al director general de Emergencias y al delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, Antonio de Guindos, a quien fue a recoger a su domicilio para trasladarse juntos al Madrid Arena. De Guindos fue quien comunicó la tragedia a la alcaldesa, Ana Botella, vía telefónica.

Cuando llegan les informan de que hay dos jóvenes muertas en el interior del pabellón y otras tres han sido trasladadas a centros hospitalarios mientras que la Policía aconseja seguir con la fiesta para garantizar la seguridad. Lo que encuentra en la enfermería fue una "escena terrible, muy dura".

"Es una situación que nunca olvidaré, una sensación de impotencia que seguirá conmigo mucho tiempo", ha confesado. Posteriormente, fue informada en primera persona por un policía municipal, que había asistido al acto y quien le hace un relato de lo que ha visto. Con toda esta información recabada se la trasladan a la alcaldesa y a la delegada de Gobierno, Cristina Cifuentes.

Cambio de nivel

Fátima Núñez, asimismo, ha concretrado que la primera comunicación que recibe la Policía por parte de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) es de 26 de octubre, donde se dice que la asistencia aproximada sería de 7.000 personas. Eso hace que el nivel de riesgo fuera medio, en función del número de asistentes comunicados, el impacto del evento sobre la movilidad y la seguridad y el perfil del público.

Valorando todo ello, el 31 de octubre se decide elevar el nivel de riesgo a alto, lo que implica que se incrementa del mismo modo el rango del mando del operativo, pasando de sargento a oficial, además de aumentar los efectivos policiales.

Dicho cambio se comunica verbalmente y se hace a instancias de la unidad integral de Moncloa teniendo en cuenta que la fiesta del Madrid Arena puede tener afecciones que se extendieran a zonas perimetrales de Centro, Moncloa y Plaza de España. "El cambio de riesgo no es por el evento sino por el impacto que pudiera tener en el entorno", ha aclarado.

Núñez, al igual que hiciera el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo, ha recordado que las funciones de la Policía local se centraron en el exterior del recinto, en un perímetro de 50 metros, para evitar la obstaculización de entradas y salidas, la venta ambulante, el consumo de alcohol en la vía pública, la regulación del tráfico en el interior de la Casa de Campo y en sus accesos.

"Se buscaba garantizar la seguridad de accesos al recinto, no al pabellón. Se evitó el consumo de alcohol y la reventa de entradas por la presencia disuasoria de los agentes. La preparación y organización del dispositivo de Policía Municipal fue la adecuada y los encargados del dispositivo cumplieron con sus misiones", ha defendido.

Ni la organización ni los asistentes alertaron de los hechos

"¿Quién es el responsable de seguridad del evento? La Policía Municipal no", ha subrayado tras recordar que era "un evento privado con seguridad privada tanto para el interior del recinto y del pabellón". Además, ha indicado que la Ley de Seguridad Privada no atribuye a la policía competencias sobre el control de la seguridad privada.

La concejala delegada ha destacado que "esa noche nadie comunicó a la Policía la existencia de incidentes en Madrid Arena, ni la organización ni los asistentes, nadie informó de nada hasta después de los hechos".

"Si hubiere ocurrido, la Policía Municipal podría haber intervenido con los efectivos en las inmediaciones, con efectivos de la unidad de Moncloa y al frente había una oficial que podía mover efectivos de distritos limítrofes y requerir la presencia de la unidad de apoyo.

En este sentido, la edil ha detallado que los agentes acuden de media "a los 8 minutos en llamadas de urgencia y menos en 86 por ciento".

Enlaces recomendados: Premios Cine