Corrupción urbanística

Las defensas dicen que ´Malaya´ es ´capricho de un juez´

Han pedido la nulidad de las resoluciones en las que se acordaron las detenciones de los letrados del bufete

27.09.2010 | 16:03
Imagen del juicio por el ´caso Malaya´ que ha comenzado en Málaga. Imagen del juicio por el ´caso Malaya´ que ha comenzado en Málaga.

EP / Málaga

Las defensas de los abogados del gabinete jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano Pastor han pedido la nulidad de las resoluciones en las que se acordaron las detenciones de los letrados del bufete, donde según las acusaciones se creó el entramado societario, así como los autos que dieron lugar al registro del bufete. Además, han considerado que el sumario "es fruto de la voluntad caprichosa" de un juez.

Así, el letrado de varios de estos letrados, Horacio Oliva, cuestionó el hecho de que los letrados fueran detenidos en lugar de citados, asegurando que los autos en los que se autorizan estos arrestos "son nulos, por haber indefensión real". A esto añadió que a pesar de que la detención fue solicitada por la Policía, "la ponderación la tenía que haber hecho el juez -Miguel Ángel Torres--".

El letrado señaló que se ha aplicado "el derecho penal del enemigo" y criticó la falta de proporcionalidad a la hora del registro, al considerar que el juez contó sólo con "motivaciones genéricas". Consideró que se han vulnerado el derecho de defensa y de inviolabilidad del domicilio, solicitando que se anulen los autos en los que se autorizaron los registros.

Asimismo, indicó que existe documentación que no está foliada y que faltan 5.000 folios. Para Oliva, existen "irregularidades" que hacen que "estemos ante un proceso injusto" y señaló que se podrían conceder nulidades parciales. Asimismo, hizo referencia a dilaciones indebidas como atenuante.

Por su parte, el letrado Francisco Soriano, que también fue detenido en este caso y que representa a uno de los responsables del gabinete jurídico, en concreto a Manuel Sánchez Zubizarreta, aseguró que este sumario "es el fruto de una voluntad caprichosa del juez", de quien dijo que tenía "pleno conocimiento de las normas de reparto, pero las obvia y las vulnera".

"Es radicalmente nulo, es el fruto envenenado de una mente dirigida por una voluntad arbitraria, investida de poder", aseveró Soriano, quien criticó duramente al instructor, al señalar que quiso "ser el que se erige como único juez para investigar este procedimiento" y que tuvo "voluntad arbitraria". Aseguró, además, que se convirtió en un juez "parcial e inquisidor".

Enlaces recomendados: Premios Cine