Limita los cambios a la salida de Corbacho

De la Vega niega una crisis de Gobierno

El PP reflexiona que «el autocese del ministro del paro» refleja el fracaso de un Ejecutivo «en absoluta descomposición»

 

AGENCIAS /EFE La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se empeñó ayer en limitar la remodelación ministerial provocada por la salida del Ejecutivo del responsable de Trabajo, Celestino Corbacho, a su mera sustitución. No hay crisis y no hay remodelación fue la posición defendida con toda firmeza por De la Vega.


Corbacho, según se difundió el jueves por la noche, dejará el Gobierno, probablemente tras la huelga general del próximo día 29, para integrarse en la lista que los socialistas catalanes presentarán en la circunscripción de Barcelona en las elecciones autonómicas de este otoño.


Dado que el presidente de la Generalitat, José Montilla, aún no ha hecho pública la fecha en la que se celebrarán los comicios -el 28 de noviembre es la fecha favorita de los augures-, se desconoce cuándo se precipitará la salida de Corbacho.


Ante las preguntas de los periodistas sobre si la salida de Corbacho -y la de Trinidad Jiménez de Sanidad, si vence en las primarias del PSOE de Madrid- van a conllevar una remodelación más amplia, De la Vega sostuvo que el Gobierno «no está en eso». Como los periodistas no se dieron por vencidos, De la Vega garantizó que no hay crisis de Gobierno y llamó a respetar los tiempos. Lo mismo respondió al ser preguntada por la posibilidad de que la salida de Corbacho propicie una fusión de Ministerios.


No fue menos monotemática la oposición, aunque en ella dominaron los dardos. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que Corbacho le ha «hecho la crisis de Gobierno» al presidente Zapatero y lamentó la «imagen de absoluta descomposición» del Ejecutivo.


Para Santamaría, la salida de Corbacho supone en realidad un «autocese» que refleja el «fracaso» del Gobierno socialista para «parar la sangría del paro».


«No es casualidad ni un hecho aislado que el primero que abandona el barco de Zapatero sea el ministro del paro, ni que tenga que buscarse empleo en otras administraciones y otras listas», aseguró la portavoz parlamentaria. Desde el PNV, al que el Gobierno corteja tenazmente para que le ayude a aprobar los Presupuestos de 2011, su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, afirmó que el Gobierno «está necesitado de un cambio de caras, orientaciones y actitudes» desde hace tiempo, por lo cual, opinó, Zapatero debe aprovechar la salida de Corbacho para hacer más cambios en el Ejecutivo. Más duro fue el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, quien tachó de «huida» la decisión de Corbacho, que a su juicio decisión demuestra el «fracaso» del Ejecutivo en materia laboral y social.

Enlaces recomendados: Premios Cine