Zapatero defiende ante Wall Street los ajustes para hacer competitiva a la economía española

«Las posiciones fundamentalistas pueden conducir al fracaso», afirma el presidente sobre las subidas de impuestos

22.09.2010 | 00:38

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió ayer ante varios de los principales inversores institucionales de EE UU los ajustes «difíciles y complicados» puestos en marcha por su Gobierno como muestra de su «firme determinación» de lograr una economía competitiva.


En su segunda jornada en Nueva York, Zapatero compartió un desayuno de trabajo con los máximos responsables de bancos, fondos de inversión y aseguradoras como Soros, Citigroup, Morgan Stanley, Goldman Sachs, Prudential, Metlife o Blackrock o Paulson and Co., algunos de los cuales tuvieron un destacado papel en la reciente crisis de las deudas soberanas en Europa.


Ante ellos, Zapatero recordó la evolución de la crisis financiera hacia una crisis económica y su impacto posterior en la deuda soberana debido a comportamientos especulativos, pero, según apuntaron fuentes del Gobierno, los ejecutivos no recogieron el guante y la conversación, de dos horas, tuvo un tono «sosegado» y sin críticas.


Zapatero, según estas fuentes, «hizo sus deberes» en este encuentro preparado por el Tesoro español, en el que los inversores se interesaron por el mercado de las infraestructuras, el sector de las energías renovables, la reforma laboral y la evolución de la deuda.


Tras esta reunión, mantuvo un encuentro privado con un pequeño grupo de estos inversores, del que no trascendieron detalles, y se entrevistó con el consejo editorial «The Wall Street Journal», una cita interesante, según las fuentes, por el carácter crítico y neoliberal del diario.


Zapatero explicó que la situación en España y la zona euro se caracteriza ahora por «el inicio de la recuperación y la vuelta a la estabilidad financiera», tras la crisis de la deuda soberana de mayo y junio.


Flanqueado por su ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y por el director de su Oficina Económica, Javier Vallés, presentó el «amplio» capítulo de reformas emprendido para superar los desequilibrios acumulados en el ciclo expansivo vivido por España en los últimos quince años.


Entre los puntos positivos, destacó el nivel «razonable» en el que se sitúa la deuda pública, veinte puntos por debajo de la media europea, pero no ocultó que el déficit alcanzó cifras «muy altas» a finales de 2009 (más del 11% del PIB). Vinculó ese déficit con los estímulos fiscales puestos en marcha para contrarrestar la crisis, originada «especialmente por la quiebra de determinadas instituciones» en EE UU y Europa».


Zapatero dejó claro que la etapa de gasto público se ha terminado y calificó de «ambicioso» su plan de reducción del déficit para situarlo en 2011 en el 6% del PIB y en 2013 en el 3%. Destacó así la rebaja del 5% de los salarios públicos, la reducción de la inversión en infraestructuras y la congelación de la revalorización de las pensiones. España, añadió, se encuentra también en pleno debate para reformar las pensiones y retrasar la edad de jubilación, ya que, aunque el sistema «goza de buena salud», por la evolución demográfica dentro de diez años ejercerá una fuerte presión sobre los recursos públicos.


Por la tarde, Zapatero dictó una conferencia en la Universidad de Columbia y, en el coloquio posterior, dijo que subir los impuestos puede ser una «idea progresista si se tiene un objetivo». «Subir impuestos puede que en un momento dado sea una opción útil, y bajarlos también, no tengo una visión dogmática», dijo. Y añadió: «Las posiciones fundamentalistas pueden conducir al fracaso».


Entre tanto, el coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, rechazó la tasa sobre las transacciones financieras internacionales propuesta el lunes por Zapatero para luchar contra el hambre y la miseria, «una buena idea» que será «complicada» de aplicar, según la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado. El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, llamó al PP a dar su apoyo a esta iniciativa, pero Montoro la calificó de «retórica inútil sobre figuras tributarias inexistentes e inaplicables». Y el director general de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), Victorio Valle, se situó también del lado del PP.

25 aniversario Muro de Berlín

Aniversario Muro de Berlín

Aniversario Muro de Berlín

La caída del "muro de la vergüenza" abrió el camino hace 25 años a la reunificación de Alemania y simbolizó para la posteridad el fin de la Guerra Fría.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine