Elecciones Generales

Garzón lamenta que no hubiese alianza con Podemos

El candidato de IU defiende la convergencia, aunque no ha revelado si volverá a proponérsela a Pablo Iglesias

29.12.2015 | 00:49
Alberto Garzón.

El candidato de IU al Gobierno, Alberto Garzón, no ve motivos para "dramas" que supongan asumir responsabilidades por parte de nadie, al considerar que el casi millón de votos conseguidos son una "hazaña heroica" y, aparte, sus dos diputados son necesarios para impedir gobernar al PP.

Garzón, en una rueda de prensa en la sede de Olimpo al día siguiente de las elecciones y con un balance más reflexionado sobre los resultados, ha afirmado que no tira la toalla para poder formar grupo parlamentario en el Congreso, e incluso está abierto a la posibilidad de tener un grupo "técnico" con Bildu, como el que formaron con ERC en 2008, que les permite votar y presentar iniciativas por separado.

Los malos resultados no le apartan de su camino de conseguir la unidad popular, sino todo lo contrario, ha dicho, pero pese a la insistencia de los periodistas, no ha revelado si tiene intención de volver a llamar a la puerta de Podemos de manera inmediata.

No ha hablado con Pablo Iglesias después de conocerse el escrutinio -ha asegurado-, aunque ayer los dos coincidieron y se saludaron brevemente antes del cierre de los colegios electorales en un programa especial organizado por la Cadena Ser.

Lo que sí tiene claro Garzón es que a la vista de los resultados obtenidos por las candidaturas de confluencia en Cataluña (12 diputados) y Galicia (seis), si Podemos e IU hubieran sumado sus fuerzas, las cosas hubieran sido muy distintas, por eso sigue defendiendo que la convergencia es la vía para derrotar al PP y al bipartidismo.

Ha aprovechado para incidir en que esos escaños conseguidos en las listas catalanas y gallegas "no son imputables" a una sola fuerza, en alusión a Podemos, que se los ha atribuido desde el primer momento, sino a muchas organizaciones, entre ellas la propia IU, que han concurrido en torno a un proyecto "rupturista".

Tampoco hoy el candidato ha hecho nada de autocrítica porque está convencido de que el modelo de "un nuevo país" que IU ha defendido durante toda la campaña ha tenido "un reconocimiento" más allá de los dos diputados conseguidos, y lo que han hecho es "sembrar" para el futuro.

Aún asumiendo que están "descontentos" por no haber llegado a esa meta que se habían puesto de contar con un grupo propio en la Cámara Baja, Garzón considera que igual que no hay motivos para asumir responsabilidades tampoco lo hay para precipitar la convocatoria de la Asamblea federal de IU, que ya está prevista para 2016.

Tiene que convocarse con normalidad, con sus debates "colectivos" previos, ha explicado Alberto Garzón, quien ha afirmado estar abierto a todas las opciones, incluida la de presentarse a ser coordinador federal.

En cualquier caso, ha señalado que Izquierda Unida es un proyecto de todos y como tal decidirá qué personas son las que aspirarán a sustituir a Cayo Lara.

Como han hecho siempre sus predecesores, Garzón ha culpado de los "malos resultados" de IU a una ley electoral injusta, la misma con la que en 2011 consiguieron once escaños o 21 con Julio Anguita y a la llamada al voto útil de sus rivales políticos.

De todas maneras, ve posible ahora, con este nuevo Parlamento sin mayorías absolutas, poder reformar la ley electoral para hacerla más proporcional, como igualmente ve viable tumbar varias leyes "perjudiciales" para la ciudadanía, como las dos reformas laborales o la ley mordaza.

Y en este escenario "tan fragmentado" en el que el acuerdo de investidura está muy complicado, Garzón no siente "ninguna preocupación" porque se tuvieran que repetir las elecciones, aunque cree que aún es muy pronto para saberlo.

De todas formas, piensa que el poder económico intentará por todos los medios evitar que haya nuevos comicios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine