Y ahora, a dejarse el alma

El MMT Seguros tira de arrestos y experiencia para ganar a ARS Palma del Río l Los zamoranos, incansables, se miden hoy a Bidasoa Irún en la final

06.06.2016 | 01:04
ARS Palma del Río - MMT Seguros

El MMT Seguros se ganó ayer el derecho a vivir hoy toda una final de gala en Artaleku, donde a partir de las 16.00 horas se enfrentará al Bidasoa Irún por un hueco en la Liga Asobal. Por volver a la élite apenas un año después. Y todo gracias una gran semifinal de los zamoranos frente a ARS Palma del Río, un encuentro que ganaron por 17-22 gracias a su coraje, a su corazón y a su mayor experiencia.

No le convenía un partido rápido al MMT Seguros pero, lejos de lo esperado, el juego fue realmente vivo en los primeros compases. Un alto ritmo que benefició a los zamoranos, que se adelantaron en el marcador gracias a las primeras paradas de Leo Maciel y a los primeros tantos de Molina, Ceballos (tras fallar un claro contragolpe) y Reyes.

El buen parcial se alargó hasta el 0-4. El fulgurante arranque de los "Guerreros de Viriato" levantaba los ánimos de la centena de aficionados pistachos de la grada y forzaba el tiempo muerto del ARS Palma del Río, obligado a reformular su planteamiento.

El parón permitió a los andaluces recortar distancias y alterar un poco el guión del partido, sacando provecho de la primera exclusión del choque señalada sobre Abalós cuando el duelo iba 2-4 tras diez minutos de juego.

La tensión era más que palpable y los errores en ambos bandos comenzaban a ser habituales. Fueron momentos en los que el MMT Seguros pudo ampliar su renta, pero se encontró con un gran Manu López que sostuvo a los cordobeses. Así, la falta de goles dejaban el marcador con un ajustado 4-5 al paso por el ecuador del primer tiempo.

Del apuro ofensivo sacó a los de García Valiente una clara exclusión cometida sobre Peli y los goles de Molina y Reyes, vitales ofensivamente ayer. Ellos dieron aire al cuadro zamorano en la recta final del primer acto. Un tramo que se hizo muy largo a los pistacho. Y más cuando, de nuevo, las exclusiones volvieron a dejar en inferioridad a los zamoranos.

Sin embargo, con calma y aportación de todos sus hombres, el MMT Seguros sacó el partido adelante. Por ejemplo, Javi Grande saltó a los 20 minutos para detener un siete metros y mantener el 5-8 en el tanteo. Algo que acabaría siendo decisivo.

Fue una alegría que permitió a los zamoranos sobrevivir a los primeros minutos de la defensa mixta sobre Molina y a los dos minutos con los que fue apercibido Iñaki. Acciones que dieron aire a ARS Palma del Río, que aprovechó el evidente bajón de su rival para igualar el partido segundos antes del descanso (10-10).

El primer acto dejaba una sensación agridulce para la afición zamorana.

La de un MMT Seguros fuerte en todos los aspectos cuando dispuso de frescura y atascado en ataque tras el paso de los minutos en el alto horno de Artaleku. Un cuadro de Viriato que pudo llegar dominando con claridad al asueto pero al que le faltó gasolina para que el marcador así lo reflejara antes del segundo tiempo. Eso sí, si hay un equipo que sabe sacar fuerzas de su flaqueza y levantarse de la nada, ese es el MMT Seguros.

Así quedó claro en una reanudación que se inició como el partido, con velocidad y goles de los zamoranos amparados por un Leo Maciel cuyo repertorio de paradas fue para el recuerdo.

El argentino, apoyado por la buena labor de la dupla Andrés-Marc y un Jortos que brilló tanto en defensa como en ataque, secó a los cordobeses. El marcador prácticamente se había detenido (10-12) y así se mantuvo hasta pasados diez minutos.

El tiempo corrió lento en Artaleku, y más cuando el MMT Seguros no sacó fruto de sus superioridades numéricas. ARS Palma del Río estaba al borde del precipicio pero, esa falta de acierto, le permitió volver al partido para inquietar a los zamoranos. Unos "Guerreros de Viriato" que, a raíz de una exclusión de su capitán, hizo gala de todas sus virtudes en Artaleku. Y es que, con uno menos, la defensa estuvo brillante y aguantó los minutos justos para desesperar al adversario y que se olvidara de Molina. El leonés, hábil como ninguno, dio dos asistencias de lujo a Abalós y este acercaba la gran final (13-16, m. 43).

El parcial hizo daño al ARS Palma del Río, que intentó venirse arriba a falta de diez minutos pero acabó estrellándose ante Leo Maciel. Poco importaba fallar goles, el tiempo corría a favor (aunque lento) y los zamoranos mostraban más madurez .

Ni el 15-17 a falta de dos minutos inquietó a los "Guerreros de Viriato". El MMT Seguros, llevado en volandas por su afición, volvió a explotar su conexión con los pivotes para poner a ARS Palma del Río contra la pared. Una situación que los cordobeses afrontaron con adrenalina, dejándose llevar por una tensión que no tuvo el cuadro de García Valiente. Un bloque que sentenció a base de garra, con un trallazo de Jortos y otro de Molina; serenidad, bajo palos con Leo; y sacrificio, mucho sacrificio, tanto en Peli como un Del Val decisivo forzando una falta clave. Armas que llevaron a los zamoranos a una final en la que deberán volver a exhibir su carácter para conseguir regresar hoy a Asobal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine