07 de diciembre de 2017
07.12.2017
Alste

El puente de las matanzas

Los alistanos aprovechan la Constitución y la Inmaculada para cumplir con la tradición y sacrifican la mayor parte de los cerdos que se matan cada año

07.12.2017 | 01:01
Sobre estas líneas, el cerdo preparado para el sacrificio, los vecinos lo abren y limpian antes de proceder al despiezado.

Las familias de los pueblos de Aliste, Tábara y Alba se metían ayer de lleno en la tradicional matanza, una celebración de tres jornadas donde se sacrifican los cerdos que dan productos para la alimentación de las familias, antes mas que ahora, durante el otoño, invierno, primavera y verano.

Antiguamente la tradición mandaba que los sacrificios se empezarán coincidiendo con San Martín (11 de diciembre) y finalizarán por San Blas (3 de febrero). De esta manera las viandas: jamones, tocinos, chorizos, morcillas y lomos se curaban antes de la llegada de los calores.

Los tiempos han cambiado y la emigración, que llevo al éxodo rural de miles de alistanos, ha traído consigo un envejecimiento progresivo de la población. Los abuelos y abuelas son mayoría en los pueblos y las tareas de la matanza difíciles de afrontarse. Ello ha llevado a buscar el regreso de hijos y nietos y así los días entre la Constitución y la Inmaculada Concepción han terminado por convertirse en el "puente de las matanzas". Desde ayer hasta el sábado se realizarán el 85% de las matanzas en tierras alistanas.

De los 2.256 cerdos sacrificados en 2016 en la provincia, la mayoría lo fueron para el autoconsumo en Aliste, Tábara y Alba. Durante la posguerra, hacia 1960, en una comarca con 102 pueblos, cada familia sacrificaba uno o dos cerdos, lo cual suponía la matanza tradicional de alrededor de 8.000 cerdos.

La matanza se distribuye en tres días: el primero al sacrificio, el segundo a deshacer las canales y a picar la carne, al adobo y derretir la manteca y tercero para elaborar chorizos y botillos. Una de las tradiciones que se mantiene es la del chamuscado del cerdo utilizando pajas de centeno. Antaño en verano, antes de la trilla se extraían de los manojos de centeno las "porretas" más largas con las que se hacían los "encaños", utilizados al año siguiente para hacer las "ataderas" para el trigo y la cebada. Al derramar la mies en la parva, las ataderas se recogían y se guardaban para chamuscar los cerdos.

Este año las gélidas temperaturas son propicias para las matanzas y el curado de las viandas antes de Nochebuena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine