25 de septiembre de 2017
25.09.2017
0/12

La sequía eleva la mortandad de la fauna en el embalse de Villalcampo

Cientos de barbos salen a flote en Villaseco del Pan asfixiados por la falta de oxígeno en el interior del pantano

25.09.2017 | 08:31
Peces muertos en las orillas del pantano, en Villaseco del Pan.

La sequía está causando estragos entre la fauna piscícola en la cuenca del Duero. La cola del embalse de Villalcampo es uno de los puntos que se han convertido en una trampa mortal para los peces, desde el término de Villaseco del Pan -aguas arriba de la desembocadura del Esla- se divisaba ayer a centenares de ejemplares tendidos sin vida en las orillas, la mayoría de ellos eran barbos.

Los peces podrían haber muerto asfixiados por la falta de oxígeno en el agua, un fenómeno que ya se ha producido en el pasado en este embalse, con especial incidencia a comienzos del otoño. Algunos años la situación ha llegado a tal punto que se ha introducido oxígeno de forma artificial en el pantano para reducir la mortandad de la fauna.

En esta zona del Duero confluye gran parte de la suciedad vertida a lo largo de la cuenca. La concentración de elementos poco saludables reduce la fotosíntesis en el ecosistema fluvial, y en consecuencia desciende la cantidad de oxígeno cuando no se renueva el agua. La mortandad irá a más con el paso de los días si no se oxigena el embalse, una forma de regular los niveles de oxígeno es renovar el agua embalsada aumentando el caudal vertido en los pantanos que existen aguas arriba, más saneados, y liberando parte del líquido embalsado en la propia presa de Villalcampo.

En un estudio encargado por Iberdrola en 1996 sobre la calidad de las aguas en este embalse se menciona a octubre "como el mes más crítico" para el oxígeno debido a la incidencia una serie de factores como son la menor concentración de oxígeno en las profundidad y la turbinación de Ricobayo que alimenta Villalcampo; porque hay una reducción de horas de la radiación solar en el embalse, que repercute en la fotosíntesis y por el agotamiento de las reservas de oxígeno del cuenco fluvial. Es un situación que cambia con la llegada "de los frentes otoñales, la entrada de avenidas más frías y el descenso de las temperaturas".

El embalse de Cernadilla, en el río Tera, actualmente al 11% de su capacidad, es otra de las zonas en las que están muriendo cientos de carpas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine