09 de agosto de 2017
09.08.2017
0/18

La remodelación de la plaza de Ribadelago enfrenta a residentes y turistas

Los vecinos se quejan del incumplimiento de la prohibición de estacionar por los inconvenientes que crea en los accesos a las viviendas

09.08.2017 | 08:59
Señal de prohibido estacionar colocada en la plaza de Ribadelago.

La remodelación de la plaza de España de Ribadelago Nuevo continúa provocando problemas en los accesos a las viviendas que circundan la plaza por el incumplimiento de la prohibición de estacionar en los dos accesos.

Las entradas están limitadas tras la colocación de una cadena por parte del Ayuntamiento pero ni turistas ni algunos residentes las respetan. La colocación, este lunes, de dos señales de prohibido estacionar son equívocas y provocan confusión al estar colocadas en la zona de la plaza destinada a los aparcamientos.

Uno de los afectados, Gonzalo Fernández Parra, ha dirigido a la alcaldía de Galende tres escritos para pedir "que se cumpla el proyecto y se facilite el acceso a los residentes para entrar y salir", sobre todo porque hay personas con movilidad limitada que tienen que acceder hasta la misma entrada de las viviendas, por dificultades.

La misma situación se produce si tienen que acceder vehículos de emergencia como bomberos, ambulancias, etc. En esta zona de la plaza no hay garajes, y tampoco es un problema para los residentes aparcar en otras calles, siempre y cuando puedan acceder para recoger personas.

Desde hace una semana no ha podido entrar con su vehículo a recoger a un familiar discapacitado hasta la puerta de vivienda, porque siempre había vehículos estacionados delante de la cadena. Ha tenido que recoger a la persona en la misma carretera.

"Lo único que pido es que se cumpla el proyecto de remodelación de la Plaza" que contempla acceso para residentes y propietarios de viviendas. Un proyecto "al que nos opusimos algunos vecinos" pero que se ejecutó a su pesar. La remodelación ha desencadenado problemas como no contar con acceso para sillas de ruedas en las zonas de peatones, en concreto en los soportales de paso de la plaza, y no dejar un lugar para carga y descarga de viajeros de la línea de autobús, que realiza esta operación ante uno de los accesos y sobre el paso de cebra, el único lugar de la plaza donde hay cierto espacio.

La colocación de las señales de prohibición se ha demorado varios días, pese a la insistencia del propio afectado ante el Ayuntamiento.

La primera medida que colocó el Ayuntamiento, unos pivotes, tuvo que suprimirse porque "los coches tocaban y no podía entrar". Fernández señala la falta de supervisión de la instalación de las nuevas señales "que tendrán que levantarlas" y ubicarlas correctamente.

Otro problema es la ocupación de aceras y zona de tránsito de peatones con las terrazas, en una zona de paso para residentes y propietarios donde tampoco se puede transitar con una silla de ruedas. El propietario no descartó tramitar una denuncia contra la actuación municipal, tras ponerse en tres ocasiones, en contacto por escrito con la alcaldía de Galende.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine