25 de junio de 2017
25.06.2017
0/11
Sanabria-Carballeda

Visparras y espectáculo en Ribadelago

La población celebra la festividad con la tradicional hoguera, este año animada con la presencia de las mascaradas de San Martín de Castañeda

25.06.2017 | 00:58

San Juan y Ribadelago forman una simbiosis marcada por el fuego, el espectáculo y las ganas de vivir las fiestas en un ambiente y una atmósfera entrañable.

La hoguera de San Juan de Ribadelago, plantada en el pueblo viejo, atrajo al público sanabrés incondicional, en la noche más corta del año. Una noche "breve" que recibió a los visitantes con un descenso de temperaturas, para apaciguar la ola de calor de estas semanas, para permitir encender el brasero de la fogata y propiciar que más de unos cuantos entraran en calor después de la espera a la fresca del río.

La pira de leña instalada en la explanada al cañón del Tera llamaba la atención por lo poco "ordenada" en apariencia, aunque los fogoneros de esta edición tenían estudiado desde el tiro hasta el viento. A las 10 de la noche, todavía con la claridad, se depositaba el último tractor de leña, o más que leña, maderas de desecho, cañas de leña y podas sobrantes.

Poco antes de la once de la noche se cumplió el dicho de que quien esté en gracia de Dios oye las campanas, algún bien intencionado hizo sonar las campañas de la torre y todos entraron en gracia. Los primeros espectadores comenzaron a asomar por la explanada poco antes de las doce, con el papel de los deseos en la mano, candidatos al fuego purificador.

Los artífices de construir el armazón prendieron casi a la primera, entre leña menuda, cartones y papeles que rápidamente propagó el fuego por toda la atalaya de leña. Las llamas alcanzaron varios metros de altura, si bien no hubo sustos, con el viento que soplaba desde el cañón.

Espantada y pellizcos

Sustos no pero alguna espantada protagonizaron los Visparros y Talanqueiras de San Martín de Castañeda entre el público al fijar sus envestidas a las piernas de más de un espectador. Su visita se anunciaba de lejos y con anticipación, desde el paseo del pueblo viejo, donde entrenaron las primeras carreras.

Nadie se libró ni de los pellizcos de los Visparros con las tijeras ni de quedar atrapado entre las cornamentas de las Talanqueiras, que a estas alturas del verano, lo suyo es que hibernen, y despierten en Navidad. Será cosa del cambio climático.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Comarcas

Kepa Junkera se trae su "trikitixa"

El músico y compositor bilbaíno, que elogia la exposición "120 años de historia" del diario tras...

Nuevo impulso al viaducto del AVE sobre el río Tera

Nuevo impulso al viaducto del AVE sobre el río Tera

El puente ya dispone de catenaria y vallado, a falta de construir la vía

Protestas contra la macrogranja porcina de Cerecinos de Campos

Protestas contra la macrogranja porcina de Cerecinos de Campos

Recogida de firmas y asambleas para informar sobre los efectos del proyecto

Sofocan conatos de incendio en Pajares, Moreruela y Torres

Los bomberos de Zamora se desplazaron a los pueblos para acabar con los fuegos surgidos en riberas...

Villalcampo aprueba el presupuesto de 2018

Es el primer pueblo de la comarca que aprueba las cuentas

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine