Zona Oeste

Ríos de turbulentas aguas

Instituciones, alcaldes y ciudadanos están obligados a velar por salvar de la desidia los cauces y riberas en los pueblos

07.10.2016 | 00:35
Ríos de turbulentas aguas

La Confederación Hidrográfica del Duero iniciará estos días una ambiciosa y necesaria actuación cuyo objetivo será la limpieza de los cauces de los ríos Aliste, Frío y Cabrón, así como del arroyo Manzanal, para evitar desbordamientos e inundaciones en nuestros pueblos.

Mal que nos pese, quienes nacimos y crecimos en los pueblos alistanos, somos conscientes, que atrás, perdidos para siempre en la memoria -que nunca en el olvido- quedaron aquellos nuestros ríos, paraísos cristalinos, donde nos bañábamos en agosto, fuentes donde saciábamos la sed con sus puras aguas y en zudas y gargalleras pescábamos cangrejos autóctonos, barbos y bogas. Grandezas estas de nuestro añorado pasado que, por desgracia, seguramente, nunca volveremos a conocer.

Había que construir fosas sépticas y se hizo, eso sí, la mayoría de las veces a lo loco, sin ton ni son, un error que ahora, en la medida de los posible se intenta subsanar con depuradoras. Los ríos y arroyos se convirtieron en el principal vertedero de residuos sólidos urbanos, hasta que llegaron las mancomunidades y pusieron fin al desatino.

En la memoria quedan tiempos pasados -mejores-, donde había población joven, agricultura y ganadería, que contribuían a mantener limpios cauces y riberas.

Mientras se vende la "grandiosa" Reserva de la Biosfera, quienes más hablan, no se han dado cuenta que molinos y puentes se derrumban y en la biodiversidad lo que más abundan son las zarzas y los caminos que fueron y ya no lo son, mientras flora y fauna agonizan, como los pueblos y sus vecinos.

Una de las asignaturas pendientes de esta sociedad es la preservación del ecosistema y dentro de este los cursos fluviales. La CHD va a limpiar los cauces y hay que alabar la iniciativa. Pero un lavado por década no es suficiente. La solución pasa por permitir a los ayuntamientos y vecinos limpiar a menudo de maleza esos peligrosos 300 metros aguas arriba de los cascos urbanos y 200 por abajo.

La dignidad de ser alcalde o concejal puede y debe significar algo más que llevar la farola y presumir de bastón de mando en las fiestas del pueblo. Lo cortés no quita lo valiente. A nadie obligan a ser alcalde o alcaldesa y quien se presenta al cargo ha de ser consciente que debe dar la cara por sus pueblos y sus vecinos. Quizás a veces haya que hacer la pelota, vale, pero otras veces hay que dar la cara, aún a riesgo de que te la rompan. Los ayuntamientos y alcaldes, para eso están, deben asumir que han de liderar esas labores con la ayuda de los propios ciudadanos de a pie. Para los pueblos, más para los que los tienen, los ríos deben ser un valor, un emblema y un orgullo, no sólo portada de telediarios cada vez que llueve o lugares condenados a la triste muerte del olvido. Salvarlos de la desidia es cuestión de todos, de la CHD y de las instituciones, también de los vecinos. Juntos, que no revueltos, hemos de predicar con el ejemplo: no dejemos morir nuestros ríos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine