En 1977 edificó un altar en la ribera del Aliste y dio la comunión varias primaveras

El 1984 inició la restauración de templos y en 1997 creó su empresa con ocho obreros

15.07.2016 | 00:13

El 1984 Marcelino habría una nueva faceta en su vida, la de "constructor". Inicialmente se dedicaba solo a la restauración de ermitas e iglesias, dando su empresa trabajo a una media de cinco obreros alistanos. A partir del año 1997 creo una empresa de construcción que sigue funcionando en la actualidad y en la que trabajan una media de ocho personas. En 1977 los niños de Mahíde hicieron la comunión, pero no en la iglesia como era lo normal: Marcelino construyó para ello un altar de piedra en plena ribera del río Aliste. Con trajes sencillos, que el cura aconsejó a los padres y comida conjunta. Al conocer la concesión del galardón señalaba Marcelino: "la impresión de la zona es que necesita obligatoriamente de personas que se comprometan, viviendo en ella para seguir desarrollándola. Hay capacidad de vivir y de desarrollo pero con la condición que este desarrollo no nos haga perder los valores que tenemos. Aquí tenemos que seguir siendo orgullosos de ser de pueblo y de ser de Aliste" . Y sentencia emocionado desde su humanidad; "hace mucho tiempo que mi decisión fue de estar siempre en Aliste ya que la considero mi zona y me considero uno más".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine