Sayago Fiestas tradicionales en la provincia

Los pendones "toman" el arribanzo

La romería de los Viriatos congrega a cientos de peregrinos para rendir devoción a la Virgen del Castillo, patrona del Bajo Sayago, entre los sones de la música tradicional

06.06.2016 | 01:18
Los pendones "toman" el arribanzo

Fariza vivió ayer su gran día cuando al amparo de la Virgen del Castillo, los pendones y pendonetas de los pueblos del Bajo Sayago toman vida para participar en la romería popularmente conocida como de Los Viriatos.

El pueblo se transformó con el recibimiento a los cientos de personas que se dan cita en este singular rincón del Parque Natural de los Arribes del Duero. Desde bien pronto los sones de la gaita y el tamboril anunciaban una fiesta que comenzó con la bienvenida de los hijos de Fariza a sus vecinos de Badilla, Cozcurrita, Mámoles, Palazuelo, Tudera, Zafara y Argañín. La invitación al escabeche después del peregrinaje por los caminos de Sayago dio paso a la misa en una abarrotada parroquia donde los feligreses se postraron a los pies de la Virgen mientras los alrededores estaban sembrados de los tradicionales puestos artesanales de artículos y productos de la tierra.

Una mañana bulliciosa donde los romeros buscaban el mejor resguardo para dar cuenta de la comida campera en un día muy caluroso. Grupos de familias y amigos se reunían en torno a la mesa mientras los pendones y pendonetas descansaban a la espera de la gran procesión a la ermita de la Virgen del Castillo, ya por la tarde.

Hasta allí llegaron los sayagueses, personas del otro lado de la "Raya", de Zamora y hijos del Bajo Sayago que viven fuera pero son fieles a su fiesta. El santuario, situado a orillas del Duero en un enclave privilegiado para divisar el gran cañón, se llenó de devotos que acompañaron a la Virgen del Castillo.

La esplendorosa primavera, con el campo rebosante de vegetación y teñido de vivos colores, otorgó una belleza especial a esta romería en su discurrir por el paisaje de los arribanzos.

Los gigantes de tela blanca, habilidosamente dirigidos y portados por varias personas, sobresalían en este singular desfile en torno a la Virgen del Castillo que era portada en hombros mientras la música tradicional acompañaba a la procesión. Los devotos y el público en general soportó las altas temperaturas en pos de una manifestación religiosa y popular única en la comarca de Sayago.

Ya de vuelta, la despedida. A Badilla, Cozcurrita y Argañín en La Puente el Puerto; a Mámoles en La Fontanica; a Palazuelo en El Humilladero; y a Zafara y Tudera en Las Paneras. Todos volvieron a sus destinos con sus respectivos pendones y simbología religiosa hasta dentro de un año, cuando el primer domingo de junio se renueve la tradición y devoción a la patrona del Bajo Sayago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine