Zona oeste

El cura que no "rogaba"

El vicario autorizó las procesiones en 1817

08.05.2016 | 02:09

La fe mueve fronteras y también conciencias. Eso más que nadie lo sabemos quienes nacimos y crecimos en Aliste y Trás-os-Montes, obligados a mirarnos de frente y compartir virtudes y desgracias mientras nuestros reinos Castilla o España y Portugal se daban la espalda, que cuando se daban la cara era para rompérsela en nuestros pueblos a costa nuestra.

Claro que una cosa es predicar y otra dar trigo. La sequía hacia agonizar los campos y el 2 de marzo de 1714 los concejos de Viñas, Rábano y Sejas decidían con su Voto y Concordia buscar del cielo lo que tierra y nubes le negaban: agua. La piedad divina parece ser cumplió la rogativa y se celebró 103 años, que de bien nacidos es ser agradecidos, hasta que, cosas de la vida, se echo para atrás el que más, en teoría, debía creer y predicar con el ejemplo y los manuscritos así lo atestiguan: "Por la general necesidad y retraso que se advierte en los campos y frutos pendientes quejándose que por resistencia del actual párroco de dicho lugar de Viñas se había omitido dicha procesión y rogativa pública de algunos años a esta parte, faltando al cumplimiento de dicha concordia y voto".

Fue tan la guerra desatada entre cura y concejos que en 1817, en representación de los tres pueblos, José de Fuentes y Toro, visitó al vicario general, trasmitiendo el malestar por la actitud del cura. El vicario puso firme al cura, mandándole un despacho, y dio la razón a los feligreses, autorizando las procesiones. Eso sí, con condiciones. Desde las iglesias de cada pueblo, San Lorenzo Mártir (Sejas), San Esteban (Viñas) y La Magdalena (Rábano), autoridades y devotos habían de salir y procesionar en dos filas con las imágenes y estandartes "recorriendo el camino con devoción y compostura". Lloviera o con sol, los seglares, habían de sufrir las inclemencias sin privilegios, e ir con la cabeza descubierta y llevar los sombreros y monteras en las manos. Las autoridades habían de velar por evitar quimera, desacato o irreverencia, de lo contrario de prohibirían las procesiones. La fe de los feligreses pudo con la cabezonería de su peculiar cura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine