Zona Oeste

Vaqueros y reveceros

La vacada de Riofrío contó en 1958 con 600 cabezas

08.03.2016 | 00:15
Vaqueros y reveceros

Aliste, su gente y sus pueblos han vivido unidos desde la noche de los tiempos al ganado vacuno. Bueyes, novillas y vacas fueron parte imprescindible de su vida diaria cuando todos los caminos eran de "herradura" y de "rodera", piedras, polvo y barro, y el único medio de transporte unos carros que tirados por la "pareja" hacían el acarreo de la facera a la era, la leña de la sierra al "cabañal" y el trigo del "muelo" a la panera. Días de sol a sol abriendo rectos surcos de sementera y tirando del trillo de Cantalejo. Solidarias "carrunas" donde todos los carros del pueblo iban a las canteras a buscar las piedras cuando una familia hacía su casa.

La "vacada" era la agrupación de las vacas de todos los vecinos para ir a pastar valles y colinas. Así nacía el "vaquero" contratado de San Pedro a San Pedro, como el "pastor" para las ovejas. Llegado el verano la presencia de sembrados llevaba a darle la ayuda de los "reveceros". Tras la Guerra Civil la vacada era de primavera y verano y la guardaban por roda los vecinos. A toque de campana salían por la mañana, sesteaban en "el sestil" y regresaban por la noche. Entre los pueblos con más vacas estaba Riofrío, en 1958, siendo vaquero Daniel Fernández, se llegaron a juntar 608 vacas. Cobraba en grano: en torno a 3 o 4 cuartillos de trigo o centeno por vaca. Famosas eran las luchas de toros en las ferias de Aliste y Tras Os Montes. Fue San Vitero tierra de Cristos (marzo y septiembre) con su ferias ganaderas donde tratantes de España y Portugal venían a comprar terneros que los lusos, engordaban para venderlos en Brasil. Las vacas tenían su nombre propio, "Cereza", "Mora" o "Bonita" y sí, que nadie se extrañe, por él se les llamaba y por el atendían. Eran parte de la familia, se las cuidaba con cariño y esmero. Ayudaban en el trabajo, daban carne y leche, compañía por prados y senderos. Fueron las vacas parte esencial en nuestras vidas alma de nuestra esencia. Ser ganadero nace del corazón y de la tradición, también de la necesidad: los ganados no necesitan títulos universitarios sino de sabiduría y tesón: y de ello, sí, nuestras gentes van sobradas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine