Amante de la libertad, "muere de rabia o de pena si se lo encierra" en una jaula

28.02.2016 | 00:12

La despoblación de los pueblos, la pérdida de ganadería y de labranza son reveses que golpean a la población de gorriones, una especie que cría y prolifera en núcleos colmados de vida, de rebaños y de cultivos. Junto a las personas y junto a los animales es un ave feliz porque encuentra el menú que lo permite sobrevivir con su pericia las cuatro estaciones del año. Halla plato en todo lo comestible, y no duda en rondar las jaulas de los pájaros enclaustrados para aprovechar cualquier grano que el prisionero tire al suelo y eche fuera de su celda. Además, el gorrión es una especie que, como el lobo, muere de pena si pierde la libertad. Hay quien dice que "muere de rabia si se lo encierra".

Sin vecinos y sin animales domésticos, es una especie vulnerable porque se convierte en presa de otras predadoras de mayor fuste (urracas, halcones...) que también sufren los declives avifaunísticos y buscan el sustento en lo poco que vuela. Salva a veces la vida porque vive en compañía y con vigilancia. Y es un ave que celebra con una pasión desbordante el escapar de la muerte. Ahí les verás, no piar, sino gritar con toda la fuerza de sus pulmones cuando salvan de milagro las garras de un halcón lanzado en picado tras su corpichuelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine