Zona oeste

Vestimenta de mucha honra

Juan Gallego, un hombre de bondad y hospitalario

16.11.2015 | 01:07
Vestimenta de mucha honra

F ue allá por finales de los años sesenta. Mañana de Viernes Santo. Junto a mi madre Justa y mi padre Felipe, salí por la Vereda Real de Galicia camino de Bercianos, hasta llegar a la casa del tío José y la tía Lucía hermanos, él de mi abuela Paula y ella de mi abuelo Sebastián. Allí fue la primera vez que vi a sus hijos Juan Gallego Baz, el sastre, a Emilio y Justa, primos de mi madre. Tres de las mejores personas que he conocido en mi vida por su bondad y carácter hospitalario y solidario. Sus familias se convirtieron para mí en algo cercano y querido, pues como presumía Juan "somos parientes". En un mundo donde las modas pasajeras condenan a las tradiciones más puras, Juan fue el principal artífice de que la capa parda sobreviviera, como el símbolo que fue durante siglos en pedidas y bodas, lutos y pasiones de Cristo, protegiendo de la nieve y la ventisca a los pastores y zagales que todos lo fueron: nuestros ancestros. Paño pardo de lana de oveja "Castellana Negra", esa que como los alistanos se acostumbró a vivir y sobrevivir en las condiciones más adversas. Aliste y los alistanos tenemos unas raíces y una historia y la capa parda puede y debe de ser el emblema de nuestra tierra y sus hijos, esos que en Aliste nacieron dando por ella, como Juan Gallego, su saber y su vida, desde la solidaridad y la honradez que caracteriza a tan buenas gentes, sin lugar a dudas el valor más grande que tienen los pueblos de las Tierras de Aliste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine