26 de julio de 2015
26.07.2015
Sanabria-Carballeda

Las reses caballares de Porto hallan mercado en la comunidad valenciana

Los compradores exportan la carne de los animales adquiridos en la feria portexa para Francia e Italia

26.07.2015 | 06:10

La mayor parte de la cabaña caballar de Porto de Sanabria que se vende a los intermediarios, gallegos o leoneses, se destina a su cebado en la comunidad valenciana que exporta carne de caballo para Francia e Italia. Una salida que se convierte en un acicate para los criadores locales con una cabaña de unos 150 ejemplares, tantos como reses de ganado vacuno se mantienen en el núcleo portexo.

Unas cien reses se congregaron en el recinto ferial ayer en la Feria Caballar de Porto de Sanabria, con una afluencia desigual por ser día del Apóstol Santiago y fiesta en numerosos pueblos de la comunidad gallega limítrofe. Los ganaderos se pronunciaban ayer a favor de impulsar esta feria. El mercado está dando salida a los caballos para carne y los potros para cebaderos como el de referencia para la zona, "Los Sauras". Las ventas fueron escasas ayer, aunque alguno de los caballos enteros se apalabró en mil euros.

Tres jornadas tardaron los ganaderos en recoger parte de sus yeguadas desde puntos tan distantes de la geografía del Parque Natural del Lago de Sanabria como Peña Trevinca, Corrales, La Porpasa, Moncalvo y Barreiro, enclaves dignos de dar nombre a una Denominación de Origen o una IGP. A las nueve de la mañana las primeras manadas entraban en el recinto ferial, tras abandonar una absoluta libertad en los pastizales extensivos de la Sierra Segundera, con más que requiebros para evitar entrar entre las paredes del embarcadero o del recinto ferial.

Entre los propietarios de Porto hay algunos descendientes que no residen pero que por afición adquirieron un primer ejemplar al que luego se sumaron algunos más, como explicaba una de las mujeres que colaboraba en la tarea de introducir dos yeguas y una cría en el recinto. Compradores pocos, pero entre ellos una familia gallega que buscaban una potra para ahorrar el trabajo de limpiar las fincas.

Las tareas se multiplican a lo largo de la mañana porque los ganaderos tenían la obligación, bajo advertencia de sanción, de realizar la lectura de los chips de los caballos y las yeguas. Un trabajo complicado porque además de que los sementales no dejan que las yeguadas anden juntas, hay que localizar a unos animales concretos en pleno pastoreo extensivo, como criticaban algunos de los asistentes. Una lectura de chips que es mucho más fácil si se realiza adelantado el otoño cuando la mayor parte de los animales buscan el abrigo en las cuadras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine