Tierra de Alba

Moras de sabor exquisito

La joven Nuria Álvarez, animada por las ayudas a la primera instalación de la Junta, pone en marcha una explotación de frutos silvestres en Almendra

25.07.2015 | 01:07
Nuria Álvarez muestra el estado de las moras que presenta una de las plantas del huerto ecológico instalado en Almendra .

La producción de frutos silvestres, que siempre resultaron atractivos a los ojos de las personas y apetecibles por su agradable sabor, es la apuesta realizada por la joven Nuria Álvarez Rodrigo, que ha decidido abrirse camino en el medio rural en un sector tan esperanzador y en boga como el de la agricultura ecológica. Lo hace en su pueblo de Almendra de Alba, y eligiendo para el cultivo productos tan exquisitos como las frambuesas y, muy especialmente, las moras.

Agroberry comienza ahora a recoger sus primeros frutos, después de dar muchos pasos y realizar un empinado recorrido dedicado a despejar de piedras del camino hasta, por fin, conseguir ver que el fruto destaca sobre las plantas por su naturaleza, colorido y bella estampa. Salta a la vista después de ciertos cuidados y de llamar a muchas puertas administrativas para cumplir requisitos y formalidades, y tras sobreponerse a ciertos desánimos en los que sume una engorrosa tramitación que no parece terminar nunca. Pero la realidad es que hoy día la joven emprendedora está ilusionada porque las moras maduran y cosecha sus primeros kilos, que recoge a mano y con delicadeza para no dañar el fresco manjar.

Nuria Álvarez se lanzó a esta iniciativa ecológica animada por las ayudas a la primera instalación que con tanto énfasis difundió la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León. La administración regional aprobó una ayuda de 31.000 euros, que se pagarán si se certifican las obras previamente pagadas por la titular de la explotación. Pero solo la firme decisión de abrirse paso en un cultivo en el que confía llevó a la joven agricultora a cumplir su sueño porque son muchas más las dificultades que las facilidades. "Lo primero de todo es pensar las posibilidades del proyecto, y luego adelantar pasta y más pasta" señala. Además es obligatorio realizar un curso de incorporación al sector agrario. Nada es fácil, en principio. "Certificar la ayuda supone dedicarse en cuerpo y alma" indica.

Su huerto ocupa una superficie de 2,15 hectáreas de terreno de puro secano, pero en esta primera fase basta con experimentar en parte del mismo. Analizar las condiciones del suelo y del agua, adecuar el hábitat, no utilizar otro abono que el orgánico y dotar de riego el vergel son las claves del éxito y de la calidad de Agroberry. "El riego constituye el grueso de la inversión" asegura. Tras los pertinentes permisos de la Confederación Hidrográfica del Duero y del Servicio de Minas, ha conseguido disponer de un pozo de sondeo y abastecer de goteo a la plantación. El sondeo produce "2.000 litros a la hora y el máximo consumo que permitido es de 7.000 metros cúbicos anuales". En un terreno cerealístico y seco, el agua es vital.

El proyecto contempla "la plantación de 4.500 plantas", pero ha comenzado "con 425, adquiridas en viveros de Huelva", una provincia con un nombre y una experiencia más que reconocida en el campo hortícola. Cada planta exige "unos dos litros por día" y en su desarrollo pueden alcanzar "los dos metros de altura".

Cuatrocientas plantones son de moras y veinticinco de frambuesas. Fueron colocadas con todo mimo a raíz desnuda. Las previsiones son que, en plena producción, rindan "unas diez toneladas por hectárea". Al ser un producto frutal que pretende distinguiese por el nivel de calidad, no admite maltrato alguno y debe recogerse "en el momento justo". Es lo que sale en estos momentos de un territorio próximo al embalse de Ricobayo, tratado para el cultivo ecológico. Esta primera experiencia le ha servido para comprobar las condiciones del huerto ecológico, pero también para observar que todo fruto tiene sus problemas, y no falta el temor de que las aves tomen gusto a un fruto que resalta desde la distancia.

Nuria Álvarez considera que es un cultivo válido para el consumo provincial y nacional, pero también para la exportación a países que aman este tipo de frutos. El precio es una cuestión más que variable, pero considera que debe superar los siete u ocho euros el kilo para compensar los gastos.

Pero la joven emprendedora tiene una visión de mayores horizontes e integra la explotación agrícola como "un recurso ecoturístico". De hecho, menciona provincias donde las instituciones conforman "rutas y promueven visitas a este tipo de iniciativas para que los jóvenes o la sociedad descubra que hay emprendedores capaces de arraigarse en el medio rural y que no todo es anclarse en el pasado".

Lograda la producción con la calidad exigida, su intención es comercializarla y, para ganar mercado, está dispuesta a visitar las tiendas típicas y específicas de los productos de la tierra, y también asistir a las ferias que son los grandes escaparates de la agricultura ecológica, como son Madrid y Berlín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine