La mayor producción eléctrica vacía Almendra y Ricobayo, con el nivel más bajo en 10 años

Las exigencias del sistema nacional imponen la generación hidráulica para abastecer el consumo del país

 11:58  

J. A. GARCÍA Los embalses de producción hidroeléctrica zamoranos siguen a plena turbinación aunque los mayores y más generativos, Almendra y Ricobayo, registren los mayores niveles de vaciado de la última década.
Almendra, con una capacidad de 2.856 hectómetros cúbicos, está al 32,4% de sus posibilidades y alberga estos momentos 840; y Ricobayo, con una capacidad de 1.200 hectómetros cúbicos, no cuenta más que con 157, que supone poco más del 13%. Esta situación ha hecho reaparecer, en ambos casos, la ruinas de pueblos inundados como Argusino (Almendra) o San Pedro de la Nave (Ricobayo), además de otros elementos como viejos molinos y zonas de huertos y parcelas que han despertado el interés y la añoranza de los habitantes de la zona que se vieron obligados a desterrarse con la ocupación.
A estas fechas, el volumen medio en los últimos diez años, era de un 67,8% de llenado en el embalse de Almendra, y de un 45,1% en Ricobayo. El año pasado, por no ir más lejos, el gran embalse zamorano-salmantino ofrecía a estas alturas 1.875 hectómetros cúbicos y el de Ricobayo casi el doble 268.
Incrementos y descensos
La compañía eléctrica mantiene al mejor ritmo la producción hidroeléctrica de las centrales de ambas presas por exigencia del sistema eléctrico nacional, que impone tirar de la hidráulica para satisfacer el consumo del país, lo que no favorece el almacenamiento de agua. No obstante, las últimas lluvias han tenido una pequeña repercusión en el embalse de Ricobayo, que ha revertido la tendencia a la baja y ha subido más del 1%. No así Almendra, que ha sufrido una merma del 0,93%, algo comprensible por cuanto que es un pantano que no recibe los caudales del complejo hidroeléctrico del Esla y que se concibe como un embalse de resguardo, capaz de colmarse a voluntad mediante el bombeo cuando por los ríos desfilan grandes caudales que rebasan la capacidad de turbinación.
La contundencia de la sequía que ha marcado el presente año queda revelada en el hecho de que la producción hidráulica de los embalses zamoranos ha sido un 32,8% inferior al pasado año, contabilizándose 668,6 gigavatios por hora (GWh), cuando en el año 2011 fue de 2.037 gigavatios, según informan fuentes de Iberdrola. En la región, la producción hidráulica anual acumulada, hasta el 30 de noviembre de 2012, fue de 4.262,0 gigavatios hora, lo que supone un 60,41 % de la producción en el mismo periodo del año 2011, cuando se alcanzó la cifra de 7.055,1 GWh.
Valparaíso, Agavanzal, Villalcampo y Castro son embalses sin capacidad de regulación que no presentan significativas oscilaciones del volumen de embalsado, en tanto que Cernadilla, Ricobayo y Almendra pertenecen al grupo de embalses de regulación, de gran volumen, que presentan oscilaciones de nivel a lo largo del año, ya que dependen de las precipitaciones y del uso que se haga del agua embalsada.
De este modo, Castro, por ejemplo, está prácticamente lleno a rebosar, al 96,15%.
Los embalses de Iberdrola en la Cuenca del Duero almacenaban a finales del pasado mes «el 63,0% de su capacidad máxima, frente al 34,2% que almacenan en la misma fecha del 2012, lo que supone una disminución del 28,9%». Desde la compañía eléctrica se apunta, sobre el particular, que esta situación es debida «a la drástica reducción de las precipitaciones durante todo el año hidrológico, lo que ha provocado una desmesurada disminución del volumen de agua almacenado en los dos grandes embalses de regulación, Almendra y Ricobayo». Se precisa, además, que «Cernadilla, aunque también es un embalse de regulación, tiene un volumen bastante más pequeño y por tanto su influencia en el total de la cuenca es menor. Los demás son embalses fluyentes, en los que el volumen se mantiene sensiblemente constante durante todo el año».

Enlaces recomendados: Premios Cine