La obras duraron doce años y costaron 499.000 pesetas

 11:06  

CH. SEBASTIÁN La ubicación del Puente de Requejo trajo consigo en 2011 que ningún empresario se atreviera con las obras planteadas. Algo parecido sucedía a caballo entre los siglos XIX y XX pues las dos primeras subastas para construirlo, sobre el proyecto de José Eugenio Ribera, quedaron desiertas ya que los empresarios eran conscientes de las dificultades. En la tercera subasta se le contrato la construcción a «Duro Felguera».
La prestigiosa empresa asturiana comenzó las obras en 1902, aunque no tardaron en aparecer los problemas, y las subcontrató a «Montajes» y llegaba el segundo traspiés pues esta sociedad también desistía al producirse un pandeo en la sección cuarta de la palizada, de 2 centímetros, con lo cual hubo de recurrirse a correcciones supletorias. De nuevo Duro Felguera asumía el montaje, esta vez bajo la dirección de Robustiano Fernández, quien, ante la sorpresa de propios y extraños, pasaba de expertos foráneos y contrataba a obreros alistanos y sayagueses, sin cualificación alguna, a los que el mismo iba instruyendo, bajo la dirección de montaje de Domingo Regueral.
Entre inicios, problemas y paradas las obras se extendieron a 12 años, pues no concluyeron hasta 1914. El coste, previsto inicialmente en 348.000 pesetas, debido a los avatares de las obras (dificultades añadidas) y cambios (errores en el cálculo en el precio y fluctuación del hierro) alcanzó las 499.000.
Tras un año sin servicio, para habilitar los accesos, el puente fue inaugurado por Abilio Calderón (Director General de Obras Públicas) el día 15 de septiembre de 1915. El puente vuela sobre las aguas del Duero (río) 80 metros.

Enlaces recomendados: Premios Cine