La Guareña | Fiestas de la Visitación

Fuentesaúco reserva los toros para los espantes

El aprovechamiento de los novillos en las tapias para los recortes y los pases desgasta a los animales y perjudica el espectáculo, según los especialistas

 19:31  
Una vaquilla aprisiona a un hombre contra el suelo mientras otras personas tratan de quitar el animal.
Una vaquilla aprisiona a un hombre contra el suelo mientras otras personas tratan de quitar el animal.   Foto José Luis Fernández
 MULTIMEDIA

J. A. GARCÍA
La Asociación Cultural Taurina Espantes de Fuentesaúco luchará porque los espectáculos taurinos más señeros y afamados de la villa se desarrollen con toda la pureza y sin interferencias que perjudiquen la concentración de animales por los caballistas, o mermen la explosión de energía de los novillos para subir hasta la línea de confrontación con los espantadores y portarse con encaste en el campo de disputa.


Los elogios y silbidos que han acompañado estos pasados días a los espantes saucanos, según llegara la bravía manada o no hasta la masa de espantadores, han hecho reflexionar de nuevo sobre la conveniencia de aplicar unas normas que eviten, entre otros aspectos negativos, el uso de los toros desperdigados por los aficionados. Es lo que ocurrió en el encierro del pasado domingo, que el mejor juego de los toros se lo sacaron junto a las tapias jóvenes que no cesaron de citar y recortar a las astados hasta el agotamiento. Con ello, el esperado espante perdió esencia y todo brillo, salvo en la primera acometida, cuando todos estaban enteros de fuerza.


Se quiere llegar a la pureza, que los toros estén hermanados con los bueyes y que nadie les quite, pero es complicado porque hay gente por todos los sitios del prado de La Reguera, afirma Manuel Zapatero, representante de la Asociación. También está el hecho del encaste de los novillos, que les lleva a seguir sus propios instintos.


Los espantes de Fuentesaúco son un acontecimiento taurino que poco o nada tienen que ver con un encierro de campo, salvo en su conclusión, cuando el objetivo es adentrar a los novillos en las calles de la villa para seguir con la segunda versión del acto, dando participación de todos los aficionados que tengan arrestos para pisar los mismos suelos de calle que los toros.


Tanto Juan Iglesias Antón como Juan Iglesias González, ambos espantadores, destacan la importancia de haber cercado la pradera de la Reguera porque antes, cuando había una alambrada, los toros se iban y no volvías a verlos en todo el día. Hoy, al no poder escapar del cercado, es posible tenerlos a la vista y fraguar dos o tres acometidas. Ponen de manifiesto que en la actualidad son espantadores los que ocupan la primera línea, que cifran en unas cien personas. Ambos espantadores reparan en los cambios habidos entre los espantadores, que han pasado de presentarse armados como para una guerra a personarse casi a cuerpo limpio. Antiguamente cada uno llevaba dos o tres porras, y cuando se acercaba el toro lanzaba para cambiar la ruta de los animales. Las porras volaban y hasta los caballistas tenían miedo y corrían peligro.


La pureza del espante es algo que se persigue desde hace tiempo por parte del Ayuntamiento y de los implicados en el festejo taurino. Ya en el año 2006 se redactaron unas normas que concernían al comportamiento de los caballistas y de los espantadores, y que introducían unos comportamientos no solo más ordenados, sino también más humanizados. Sin embargo ahora se quiere ir más allá y conseguir que también los aficionados respeten a los novillos para que cumplan su papel con la firmeza que se espera de una especie de su clase.


Las fiestas de la Visitación de Fuentesaúco siguieron ayer su curso con el tradicional espante y encierro organizado con vaquillas para que los niños y los jóvenes vayan adquiriendo experiencia en estas lides taurinas. Aunque se trataba de vaquillas, la raza y el espíritu de bravura la llevaban en la sangre como demostraron en todos los frentes donde actuaron. Los animales dieron un juego espléndido a cuantos se implicaron en el espectáculo y no faltaron momentos de emoción y hasta de tensión para algunas personas que se vieron arrolladas por animales capaces de embestir sin contemplaciones.


Ayer se resolvió el Certamen de Novilleros «Garbanzo de Oro», de Fuentesaúco, con la participación de Juan Manuel Maya, de Guadalajara, que cortó dos orejas, una en cada novillo, y de Vicente Soler, d e la escuela de Castellón, que cortó tres orejas y fue declarado ganador del certamen. Antonio de Luisa, Andrés Vázquez, el re presentante de la Federación Taurina de Valladoli, Jesús Garañeda y miembros de la Corporación formaron el jurado.. La entrega se hará en acto publico en el teatro saucano.

anteriorsiguiente
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN DE ZAMORA |  LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTACTAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondezamora.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad 2009