Sayago

El alcalde de Fermoselle, Manuel Luelmo, dará nombre a la Plaza Mayor de la villa

El Pleno aprueba retirar del callejero los nombres de generales o líderes impuestos en la dictadura y sustituirlos por los de regidores municipales

 11:52  
Manuel Luelmo, sentado en el centro, al inicio de la sesión plenaria celebrada ayer en Fermoselle.
Manuel Luelmo, sentado en el centro, al inicio de la sesión plenaria celebrada ayer en Fermoselle. Foto J. A. G.

J. A. GARCÍA La Corporación del Ayuntamiento de Fermoselle aprobó ayer, en sesión plenaria, denominar con nombres de alcaldes del municipio todas las calles que actualmente mantienen denominaciones de líderes falangistas o generales de la dictadura franquista. El cambio salió adelante con los votos favorables de la mayoría de los representantes populares, y en contra de los concejales socialistas, en la oposición.


El mejor parado con la nueva denominación fue el propio alcalde Manuel Luelmo Diez, que dará nombre a la actual plaza de Calvo Sotelo: la Plaza Mayor. Hermenegildo Piriz, que ocupó la Alcaldía de Fermoselle en el año 1979, en las filas de Unión del Centro Democrático (UCD), y en la siguiente legislatura en las filas de Alianza Popular, ocupará la calle del General Mola. Raúl Garrido, que tomó el sillón consistorial en el año 1987 como independiente y con el apoyo del PSOE, recibirá la avenida Generalísimo Franco.


Quedó no obstante sobre la mesa, a petición de los socialistas, la elección de la calle correspondiente al único socialista que ha presidido el Ayuntamiento durante la etapa democrática, Valentín Ramos, a quien habían designado la calle Nueva, que la oposición afirma que «solo tiene tres números» y que no es una calle, sino una calleja. «Es una discriminación increíble porque fue tan alcalde como los demás» expresó Teresa Peñas. Ramos solamente presidió la Alcaldía 15 meses al ser desalojado de la misma por una moción de censura que elevó al poder a Manuel Luelmo Díez, que lleva dirigiendo los destinos municipales de Fermoselle desde el 1 de octubre de 1992.


Otras tres calles recibirán el nombre de alcaldes que ejercieron durante la dictadura. José Luelmo Flores, tío del actual mandatario, dará nombre a la actual calle Requejo. Gonzalo Martín Flores, poro todos conocido como «Lalo», suplantará en el callejero al falangista José Antonio Primo de Rivera; e Isaac Vaquero Fernández dejará para la historia del callejero al general Sanjurjo.


Previamente, la Corporación en pleno aprobó por unanimidad la pertinente ordenanza de denominación de calles. Sin embargo, el punto relativo al cambio de denominación resultó el de mayor discusión y debate, aunque todo en un tono más que sensato y tranquilo.


El alcalde Manuel Luelmo justificó la decisión de retirar del callejero el nombre de los militares y hombres destacados de la dictadura. Aludió a una moción presentada sobre el particular por los socialistas hace dos años, pero que entonces, dijo, no procedía, y consideró llegado el momento de abordar el asunto. Afirmó que «todos los alcaldes son alcaldes y tienen su mérito». Resaltó que «todos tienen interés, voluntad y ganas de hacerlo bien y en pro del pueblo». Sobre los alcaldes de la dictadura franquista incidió en que habían sido nombrados «a dedo», y de haber gobernado durante la democracia, apuntó, «no sabe a qué partido representarían».


Consideró Luelmo la nueva dedicación de las calles como «el mejor reconocimiento que se puede hacer a los alcaldes», aunque es algo que, precisó, «me gustaría que lo dijera otro». Restó «egoísmo alguno» en la adopción de esta medida, que, al igual que el resto de compañeros populares, entiende «como un homenaje» a quienes han llevado las riendas del Ayuntamiento durante las últimas décadas.


La oposición votó en contra de todas y cada una de las calles renombradas. Teresa Peñas, recién operada de la cuerdas vocales, solo tomó moderadamente la voz cediendo la portavocía a sus compañeros de partido José Bartolomé y a Eusebia Cortés.


Para los socialistas, que criticaron que «no se hubiera contado con nosotros» para decidir sobre la cuestión, hubiera sido más acertado «hacer un sorteo», de forma que las calles renombradas no lo fueran a voluntad del Equipo de Gobierno.


Luelmo afirmó que había hablado con todos los alcaldes presentes, y, en lo tocante a Valentín Ramos, expresó que fue quien le dijo que la Calle Nueva «era una calle». La oposición insistió en que tiene tres números y se trata «de un pasaje o una calleja». Aunque no quedan en el callejero fermosellano viales con nombres de golpistas, militares o destacados miembros de la dictadura franquista, la Corporación acordó dejar este caso sobre la mesa «y estudiar una solución».


Los corporativos se abstuvieron de votar siempre que guardan relación con un familiar.

Campo

La muerte blanca que está por venir
La muerte blanca que está por venir

La muerte blanca que está por venir

Prefacio lacrimógeno de los malos augurios que anuncian los que saben del tiempo

Investigan un biopesticida natural que proteja a los cultivos de plagas

Investigan un biopesticida natural que proteja a los cultivos de plagas

Una empresa española trabaja en el desarrollo de una solución sustitutiva de los insecticidas...

Sector forestal, incógnitas por resolver

Sector forestal, incógnitas por resolver

Zamora cuenta con 500.000 hectáreas de monte que también han sufrido la crisis por la merma de...

Modificado el programa de apoyo al vino

Modificado el programa de apoyo al vino

El BOE publica cambios en el plan de medidas de impulso al sector vitivinícola

Un nuevo sistema es capaz de predecir las granizadas media hora antes de que caigan

Un nuevo sistema es capaz de predecir las granizadas media hora antes de que caigan

El programa se basa en el estudio de las descargas eléctricas de las tormentas

Castilla y León aumenta un 2,5% el valor de las exportaciones de vino

Castilla y León aumenta un 2,5% el valor de las exportaciones de vino

La facturación supera los 154,3 millones gracias a la subida de un 7,8% de las cotizaciones, con...

Enlaces recomendados: Premios Cine