La otra crónica del juicio más mediático

Las largas sesiones vividas en la Audiencia Provincial del León en el proceso por el asesinato de Isabel Carrasco propiciaron momentos cargados de tensión y también dejaron hueco para las anécdotas

17.02.2016 | 01:24
Periodistas en la sala de prensa de la Audiencia Provincial siguiendo el juicio por la muerte de Isabel Carrasco.

Los periodistas acreditados para el juicio, sin poder "respirar" directamente el ambiente en el que el público, el tribunal y las partes implicadas han pasado cuatro intensas semanas, el mismo espacio en el que Montserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago han escuchado argumentos, testimonios y pruebas, los periodistas han podido, sin embargo, seguir las sesiones con la posibilidad de reaccionar espontáneamente a todo lo que allí se ha dicho, sugerido u omitido.

Tres pantallas han permitido, sin las restricciones que impone la solemnidad de la sala de vistas, vivir la vista con comentarios, asombros, incluso risas en ocasiones a pesar de lo trágico del caso, momentos de emoción contenida y hasta algunos aplausos, unas veces casi de alivio tras las largas sesiones y otras para coronar intervenciones destacables, por motivos bien distintos.

Las en ocasiones muy intensas jornadas vividas en la sede judicial dejan una estela de anécdotas, frases, citas y actitudes que no dejaron indiferentes a las decenas de periodistas, técnicos, cámaras y fotógrafos que se dieron cita en el juicio más mediático celebrado hasta ahora en la capital leonesa.

En las argumentaciones y exposiciones de las acusaciones y los abogados de la defensa se colaron diversas alusiones que pasaron desde el supuesto origen de la Humanidad según la biblia, con Adán y Eva, hasta personajes históricos como Adolf Hitler, con alusiones a Napoleón o Fernando VII. Tampoco faltaron referencias cinematográficas, con alusiones a las producciones norteamericanas sobre juicios. El representante de Raquel Gago llegó a aludir al parecido que algunos le atribuyen al actor argentino Ricardo Darín.

La dureza de las intervenciones de los letrados dejó un reguero de adjetivos y sustantivos que en ocasiones rozaron o alcanzaron la falta de respeto. La abogada de la hija de la víctima llamó "fría, calculadora, manipuladora y misteriosa" a Raquel Gago, "la fantástica y pobre niña rica y caprichosa" a Triana Martínez y las forenses definieron a Montserrat Martínez como "fría, dominante y dogmática".

Carlos Rivera, representante de la pareja sentimental de Carrasco habló de un crimen "propio de alimañas" y el letrado que representa al PP aludió a Isabel Carrasco diciendo que "podía ser lista o torpe, muy buena o muy mala, fea o guapa, alta o baja, pero tenía derecho a vivir y truncaron su vida". También se especuló en el desarrollo de la vista con la cantidad de cervezas que Triana o sus amigas podían consumir en un pub de León o se aludió al "supuesto" novio de Raquel, por el hecho de que estuviera casado.

El objeto más mencionado, visto y tocado durante la vista fue el bolso de la marca Fornarina en cuyo interior escondió Montserrat otro más pequeño que contenía el arma del crimen y que Raquel le había prestado a Triana. También fue objeto de especial interés para los presentes el revólver marca Taurus de fabricación brasileña con el que la asesina confesa mató a la víctima.

El abogado Fermín Guerrero se convirtió, se supone que a su pesar, en protagonista inesperado del juicio, relegando por un día a un lugar secundario a las tres acusadas. Su misteriosa desaparición de 20 horas, que incluyó la incomparecencia en la sesión del 27 de enero y la suspensión de la misma, ha dado lugar a todo tipo de comentarios y teorías que él no ha querido atajar con una explicación pública.

El testimonio del policía nacional -ahora jubilado- que junto a su mujer vio la ejecución de Isabel Carrasco y que luego siguió a la autora material fue seguida con máxima atención y dio un giro inesperado y muy sorprendente cuando aseguró no reconocerse en la llamada que hizo al Servicio de Emergencias 112 relatando lo ocurrido y su seguimiento a la asesina.

El odio que llevó a Montserrat Gutiérrez a asesinar a Isabel Carrasco y del que se habría retroalimentado madre e hija según las acusaciones, fue mencionado en numerosas ocasiones durante la vista. También tuvo su relevancia el concepto de amistad, desde la que unía a Raquel y Triana hasta a la que ésta vio traicionada al ver que personas que consideraba cercanas evitaron comparecer en el juicio o lo hicieron contando mentiras, según ella, y omitiendo verdades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine