El despertar de la minoría silenciosa

La población china en Castilla y León se multiplicó por diez desde el año 2000 y supera las 3.600 personas, con uno de cada cuatro afiliado a la Seguridad Social como autónomo

 12:35  

J.L.ROBLEDO/ ICAL Ya no son una minoría discreta, cerrada y silenciosa, aunque siguen rodeados de ciertos misterios. No constituyen la comunidad extranjera más numerosa ni de España ni de Castilla y León, pero los cerca de 167.000 chinos que viven en nuestro país, de los que más de 3.600 lo hacen en la región, cada vez tienen más peso económico.

Atrás quedaron los años en los que su presencia sólo estaba relacionada con el típico restaurante. El goteo de nuevas aperturas de bazares regentados por chinos es incesante y la desaceleración económica, lejos de frenarlo, lo está reactivando. El atractivo del producto está garantizado y para muchas personas comprar barato se convierte en estos momentos de crisis en algo prioritario o, como dicen en el sector, «se compra precio y se desdeña la calidad». Pero además de las tiendas de ´todo a cien´ y de reconvertir los viejos restaurantes en los nuevos ´wok´, también se encuentran en supermercados, zapaterías, tiendas de ropa, bares y academias, como es el caso de Lin Wei, que llegó a León en el año 2004 para completar sus estudios y aprender castellano, y desde 2007 es la responsable del Centro Cultural Chino de Valladolid.

Además, al contrario de lo que ha ocurrido con los inmigrantes de otras nacionalidades, el número de chinos viviendo en España se ha incrementado desde que comenzó la crisis económica, y sólo en Castilla y León esta cifra creció casi un 40 por ciento entre 2008 y 2011, pasando de los pocos más de 2.200 a 3.614.

Este incremento de la presencia china en la economía regional se demuestra viendo la evolución del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en Castilla y León, donde el colectivo de inmigrantes que más se incrementa es el de los empresarios chinos, sólo superado por el de ciudadanos nacidos en Rumanía. Mientras de los 6.662 afiliados a la Seguridad Social procedentes este país europeo 922 son autónomos, casi la mitad de los 1.885 chinos dados de alta son trabajadores por cuenta propia.

Lin Wei asegura que, en contra "de la imagen que tienen los españoles de nosotros, no somos tan cerrados. Durante los años que he vivido en España he compartido piso con estudiantes de muchas nacionalidades y me he relacionado con todos. Los estudiantes chinos somos como los del resto del mundo, con las mismas inquietudes y las mismas aspiraciones. El idioma, y lo complicado que resulta que un chino aprenda el español, o que un español sepa hablar chino, es la gran barrera para relacionarse".

La misma opinión comparte Huidan, una joven de 19 años que llegó a España en 1994 acompañando a su familia, que ahora regenta un bazar. "Aunque asistí al colegio desde el primer día, me costó casi tres años poder conocer bien el idioma. Al principio sí notaba rechazo por parte del resto de mis compañeros, después, cuando ya me podía comunicar con ellos, la relación se normalizó".

Más crítica es Lai Wai Man, empresaria dedicada a la importación de productos chinos y su venta en Europa. Natural de Hong Kong, llegó a España hace diez años y ahora está asentada en Valladolid. Aunque reconoce que el idioma es una gran barrera -ella domina el castellano, el inglés, el mandarín y el dialecto chino que se habla en Taiwán-, "normalmente los chinos no hacen mucho por relacionarse con el resto, que es la mejor manera de obligarte a conocer el idioma".

Pero aunque, poco a poco, está rompiendo su hermetismo, la comunidad china mantiene sus señas de identidad y una serie de principios que están detrás de su éxito empresarial.

Falso mito

Como reconoce Taiwang Wu, que con 15 años aterrizó en Salamanca hace un cuarto de siglo y ya ha tenido varios negocios, los empresarios chinos no piden créditos bancarios, ya que el dinero para las inversiones suele proceder de préstamos sin intereses por parte de familiares o de amigos que convierten en una especie de deuda de honor. Además, explica que en el caso de los bazares disponen de una serie de ventajas como que la compra se suele realizar a través de grandes centrales. Existen enormes almacenes de importación de productos de China en el polígono Cobo Calleja, en la localidad madrileña de Fuenlabrada, que suelen dejar el producto en ´stock´ y cobra entre seis meses y un año después, tiempo suficiente para ir generando un negocio rentable. Todo depende del acuerdo al que llegue cada uno", explica Taiwang Wu, conocido entre los salmantinos como Tomás.

Otro aspecto que llama la atención es la estructura de la población china: la proporción de menores de 15 años es semejante al promedio español (17%), pero los mayores de 65 años apenas suponen un 2% del total. Esta anormalidad demográfica, convertida en el falso mito de que no hay chinos ancianos, tiene una sencilla explicación: cuando envejecen o enferman, regresan a su país. Aquí, por lo general, sólo quedan los jóvenes.

Tanto Lin Wei como Huidan tienen claro que tarde o temprano regresarán a su país natal. "China ha tenido un crecimiento económico brutal en los últimos años y ahora hay más oportunidades y más trabajo allí que aquí, y sin tantas desigualdades en los sueldos. El desarrollo ha sido tan rápido que la transformación del país ha sido total. Yo suelo viajar una vez cada dos años para ver a mi familia y, de un viaje a otro, todo ha cambiado. Yo tengo claro que no tardando mucho regresaré. Mi idea es crear una empresa relacionada con el comercio con España", asegura Lin wei.

Por su parte, Huida afirma que su familia también regresará. "Aquí, mis padres trabajan muy duro para ganar dinero y luego, de vuelta a China, vivir tranquilamente los últimos años de su vida". En este sentido, Lin wei también desmitifica la creencia de que los chinos se pasan el día trabajando. "Los que vienen a España quieren ganar dinero en poco tiempo para regresar, pero los trabajadores de China no dedican muchas más horas que los españoles".

Algo diferente es la visión de Lai Wai Man, que apunta que la mentalidad, poco a poco, está cambiando. "Aunque el Gobierno marca una jornada laboral determinada con sus descansos oportunos, esta normativa no se traslada a las empresas, donde todavía no hay sindicatos que defiendan a los trabajadores. La realidad es que la mayoría de los trabajadores chinos prefieren renunciar a sus vacaciones si se las pagan, algo impensable aquí. De todas formas, una de las cosas que más me llamó la atención cuando llegué a España es que los domingos, cuando todo el mundo descansa y tiene tiempo para comprar, todas las tiendas están cerradas. En Hong Konk ocurre lo contrario".

Más realista es Taiwang Wu, que con tres hijos nacidos en Salamanca, asegura que "viviré donde me den de comer. Si me va bien aquí no nos iremos pero, si sucede al contrario, nos vamos". Sus mayores esfuerzos ahora se centran en las exportaciones y junto a dos hermanos ha puesto en marcha una empresa de exportación de materiales de construcción, de los que en el continente asiático ha aumentado espectacularmente la demanda. De natural optimista, cree que la mala racha "ya ha tocado fondo porque más abajo no se puede ir" y confía en que, en breve, asistamos a una recuperación tanto de la economía española como de la del resto del continente.

Los expertos sostienen que el empresariado chino en España es una punta de lanza de la economía de su país en el exterior, pero no tienen tan claro cuál será su comportamiento futuro. Mientras unos auguran una fuga de estos empresarios, los hay que sostienen que habrá quienes inviertan en China para luego vender sus productos en España, por lo cual su presencia aquí seguirá creciendo y haciéndose más importante.

En algo más de una década, la comunidad china ha dejado de ser una minoría silenciosa y cada vez tienen más poder. Napoleón no se equivocó cuando hace más de 200 años vaticinó que "cuando China despierte el mundo temblará".

pensiones baratas, hostales baratos, casas rurales baratas, hoteles baratos, albergues, apartamentos, campings. Alojamientos por menos de 50 €
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN DE ZAMORA |  LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTRATAR  
laopiniondezamora.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondezamora.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya