Para no parar ni un momento

Veinte niños, de 3 a 12 años de edad, disfrutan hasta final de mes del último turno del campamento en el entorno del Centro de los Ríos

19.08.2016 | 01:48

El entorno del Centro de Interpretación de los Ríos se ha convertido este verano en un espacio de ocio constructivo. Y es que es allí donde se han ido turnando grupos de niños en el campamento urbano que se celebra en horario de mañana. Esta semana ha comenzado el último turno. Es el menos numeroso pero no por ello menos entretenido. De los ochenta niños que llegaron a participar en el primer turno, son ahora veinte los que disfrutan cada mañana de las iniciativas en las que se une lo didáctico con lo lúdico.

Dos monitores titulados y dos en prácticas son los encargados de organizar y desarrollar las actividades para los peques, de edades comprendidas entre los tres años y los doce. Buscan la integración de todos los niños y niñas y utilizan para ello dinámicas que invitan a la participación.

Los juegos de presentación son esenciales para lograr esa integración de todos los participantes. La "telaraña", el "gesto loco" o el "me pica aquí" son algunos de estas actividades introductoras. Pero también los chavales tienen tiempo para cantar.

"Cada mañana dedicamos un tiempo a cantar. Los niños buscan las canciones y luego las aprenden todos", explicó uno de los monitores, Rafa Fernández.

Las actividades meramente lúdicas se van turnando con otras más centradas en las manualidades. Ayer dedicaron el tiempo de manualidades a realizar un cuaderno, con las pastas elaboradas con goma Eva y que se lo han ido firmando unos a otros para poder recordar más adelante con quienes vivieron estos días tan especiales.

También está previsto realizar mariposas con limpiapipas, que en otros turnos han tenido mucho éxito; y habrá tiempo para realizar las clásicas pelotas de malabares que lejos de parecer repetitivas, siguen gustando.

En todo campamento que se precie no puede faltar la yincana y el espíritu de competición, aunque siempre participando en grupo. Tiro con arco, carreras de sacos y otros juegos tradicionales como la calva no faltan entre las iniciativas lúdicas previstas.

Hay espacio también para las actividades más deportivas como el baloncesto o las olimpiadas paraolímpicas, en las que inmovilizan alguna extremidad para complicar un poco las competiciones.

Los días de piscina son los más esperados. Ayer tocaba. Y los chavales del campamento están deseando el chapuzón. Además, tienen la suerte de poder disfrutar del tobogán que no todos los usuarios de las piscinas pueden disfrutar puesto que no siempre está abierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine