El Esla inunda cientos de hectáreas entre Arcos de la Polvorosa y Villaveza del Agua

Asaja pide al Gobierno la declaración de zona catastrófica para la comarca de Benavente y los Valles

13.01.2016 | 11:12

Mientras el Tera y el Eria comenzaban a recuperar la normalidad, la laminación de la avenida en los pantanos leoneses de Barios de Luna (río Órbigo) y Riaño (Esla) comenzó a pasar factura. Benavente fue el primero en sentir los efectos de los desembalses de madrugada, efectos que también sufrieron Villanueva de Azoague, Santa Colomba de las Monjas, Arcos de la Polvorosa y, en menor medida, Milles.

La unión por debajo de Villanueva de Azoague del Órbigo y el Esla anegaron decenas de hectáreas de cultivos. En Santa Colomba de las Monjas el agua llegó al casco urbano e inundó el frontón de la localidad; lo mismo que en Arcos, donde el río se asomó al pueblo, anegó el campo de fútbol y corto dos caminos. De la magnitud de la crecida del Esla da una idea el hecho de que entre Arcos y Villaveza del Agua (el río separa los dos términos municipales) centenares de hectáreas de ribera, choperas y cultivos quedaron anegados.

La afección de las riadas a las explotaciones agrarias movilizó a ASAJA que ha pedido al Gobierno la declaración de Zona catastrófica para la comarca "cuyas tierras de cultivo se encuentran a esta hora como si fuesen una piscina"

El sindicato asegura que las pérdidas económicas que las avenidas de agua han ocasionado en explotaciones agrícolas y ganaderos "son muy elevadas", ya que se han anegado por completo cultivos de remolacha, maíz, y los cultivos de cereal de invierno, cuya siembra es reciente.

El sindicato, que recuerda que los efectos del temporal también se han dejado sentir en la Comarca de Campos-Pan en los términos que baña el río Valderaduey y sus afluentes, exige a la Confederación Hidrográfica del Duero que "asuma su responsabilidad" como órgano gestor de la cuenca del Duero y ser el autor de "la decisión de desembalsar agua, desembalse, que han agudizado de manera exponencial las crecidas de los ríos Órbigo y Tera, provocando un desastre total en la Comarca de Benavente".

El sindicato también recuerda que la CHD es también responsable de la limpieza de los cauces de río y arroyos, "limpieza que no se lleva a efecto y que ha provocado el desbordamiento del río Valderaduey y sus afluentes anegando tierras de cultivo".

A la CHD las críticas también le llovieron de algunos partidos políticos. Ahora Decide denunció la actitud de "perro del hortelano" del organismo de cuenca. "Si la Confederación Hidrográfica del Duero se ocupara y preocupara de la limpieza de los cauces de los ríos y de sus orillas durante la época estival, los daños producidos por los desbordamientos podrían en gran medida minimizarse", explicó José Luis Ferrero.

La formación ha denunciado también "la denegación o las dificultades", que las administraciones ponen a los propios Ayuntamientos concienciados con el problema de las crecidas, "cuando se solicitan permisos para llevar actuaciones de limpieza de riberas en los ríos y cauces de agua que discurren por sus territorios".

Ahora Decide también criticó "la clara descoordinación existente a la hora de desembalsar el agua de las presas, sin dar aviso previo" a las localidades afectadas, y acusó al subdelegado del Gobierno de "demostrar un desconocimiento absoluto del mundo rural" al asegurar en Mózar que los Ayuntamiento habían sido avisados por vía telemática. "No todos los ayuntamientos tienen Internet y los que lo tienen no cuentan con secretario todos los días. "¿No es más fácil, ágil y efectivo llamar por teléfono al alcalde?", pregunta Ferrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine