De la huerta... a Cáritas

Las donaciones de productos de la tierra a la ONG aumentan un 8%, sobre todo los que proceden de la huerta benaventana

10.10.2015 | 01:14
En primer plano, las cajas de manzanas donadas; al fondo, dos voluntarias colocando alimentos.

Hay múltiples teorías que definen el asunto que aquí se explica: la ley de la oferta y la demanda, el equilibrio de la naturaleza o el ying y el yang. Se trata de elementos que siendo contrarios se complementan y eso es lo que hacen todos esos donantes de productos de la tierra cuando acuden a Cáritas Diocesanas en Benavente.

"Lo estoy tirando y sé que hay gente que lo necesita", es la frase más pronunciada por esos pequeños agricultores, que sin dedicarse a ello como actividad profesional, ven en los excedentes de su huerto particular una manera de ayudar a los más necesitados en la ciudad.

Defienden además que los kilos de frutas y verduras que llevan en cajas y bolsas hasta la sede de Cáritas, situada en el número 34 de la avenida Federico Silva, son "completamente naturales", sin apenas usar pesticidas ni conservantes. Recogidas del árbol o la planta y arrancadas con mimo de la tierra, sus familias no dan a basto para comer tanto, de manera que son muchos los que ofrecen parte de esa producción a Cáritas.

Según esta entidad, durante la época de crisis ha aumentado un 8% las donaciones de productos de la tierra, a razón de cinco personas más, de media cada año desde el declive económico.

La crisis ha traído un aumento en el número de personas necesitadas que acuden a entidades como Cáritas, pero también ha crecido la solidaridad de las personas voluntarias que quieren colaborar en la entrega de ropa, alimentos, etcétera.

Se vuelve lógico, por tanto, que muchos prefieran llevar comida fresca en lugar de aportar donaciones económicas, que supondría un desembolso en la cartera al que las familias están menos dispuestas, por si las cosas vienen mal dadas.

El producto de la tierra, sin embargo, se cultiva en Los Valles y supone un excedente que de otra manera acabaría en la basura.

Ahora en octubre tocan manzanas, pero durante el verano han pasado por Cáritas tomates, calabazas, calabacines, etcétera.

Faltan por llegar las nueces, uvas y pimientos que en esta época abundan y que siempre son bienvenidas en entidades sociales, desde donde se gestionan las donaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine