Poesía que destruye

Esta destrucción masiva nos ha llevado a tener un pueblo sin personalidad

04.10.2015 | 00:04
Casa de piedra en ruinas y a la venta en la localidad sanabresa de Escuredo.

Fui el otro día a Sanabria buscando su luz y sobre todo, buscando su color; pero no encontré ni la luz, ni el color tras los que corría. Era un cuadro sin rematar al que le faltaban pinceladas, un cuadro carente de vida, monocromo, aun dentro de su belleza. Me recordó a ese membrillo que no ha alcanzado su madurez y espera la ayuda de más soles para teñirse de amarillo.

Pero también me encontré con otra Sanabria que agoniza.

Mientras caminaba por senderos, antes libres y ahora aprisionado por zarzales, recordaba a Penélope tejiendo y destejiendo el sudario de Odiseo y engañando a sus pretendientes. Hacedora y deshacedora de tiempo intentando mantener su castidad en la ausencia de su marido y afligida por todos aquellos que se acercaban para exigirla nuevo matrimonio. Pero, a pesar de todo, y tras dar muerte Odiseo uno por uno a todos los pretendientes, este, la acusa de haber sido ella misma la que les trajera a su lado, por lo que la repudia teniendo que marchar a Esparta y luego a Mantinea, donde muere olvidada.

Tejer y destejer, hacer y deshacer.

"Frente a la poesía que destruye, la poesía que promete", escribió un José Antonio, romántico. Y voy más allá, al poema de nuestro paisano León Felipe. "Deshaced ese verso. Quitadle los caireles de la rima, el metro, la cadencia y hasta la idea misma. Aventad las palabras, y si después queda algo todavía, eso será la poesía".

Por desgracia aquí no ocurre eso, todo lo contrario, frente a la poesía con la que destruyen, no hay una poesía que inspire. Más o menos, Plotino venía a decir: bello es lo que uno ama. Se puede destruir la belleza siempre y cuando sobre ese solar se alce algo que supere a la magnificencia de lo que se destruye. Pero este no es el caso.

Por eso veo, junto a la Sanabria que agoniza, la otra Sanabria modernizada, la que lentamente nos quiere hacer olvidar que, la piedra, la pizarra, los corredores de madera de roble eran materiales obsoletos que se deben destruir. Que los residuos primitivos, la cultura castreña, nos remonta a otras culturas populares más antiguas. Que cualquier innovación modernista, apoyada en razones de comodidad, lo que hace es destruir y no aportar.

Yo, como nunca he estado en gracia de Dios, jamás he podido escuchar el repique de las campanadas que, como dice la leyenda, se oyen en la noche de San Juan bajo las aguas del Lago.

Esta misma mañana paseando por las calles de Toro y viendo las fachadas blasonadas, las rejas de hierro y el interior de los patios empedrados, disfruté de esa armonía medieval y cabalgué sobre la historia.

Claro que allí nació Juan II. Claro que fue la joya de la corona para la reina Isabel. Claro que de ella llegó a decir Alfonso IX, rey de León: "Tengo un Toro que me da vino y un León que me lo bebe".

A la sombra de la Colegiata me pregunté con amargura: ¿dónde detenerme en Benavente para hallar un solo trozo de su pasado? Cada vez que he de subir la escalinata de la Plaza del Grano y piso los peldaños construidos con el granito de ojos de sapo provenientes del castillo, pienso si estas piedras sirvieron para edificar la muralla o si sobre ellas pusieron sus manos o dieron su vida quienes lo defendían.

Paseo por la Mota y allí, abandonados, existe unos capiteles y basamentos arrojados de su emplazamiento, o el fuste de una columna, que vete tú a saber de dónde proviene.

Son como despojos que no sirven para nada.

Tanto sacrificio, ¿para qué nos ha servido?

¿Qué promete esta poesía de ladrillo visto, de aluminio, de vidrio, de acero? Creo que absolutamente nada. O, si acaso, olvido nada más.

Dejó de existir el barrio como tal, con sus peculiaridades de ser distinto a otro barrio, segregado del resto y con una identidad propia.

Y esa destrucción masiva nos ha llevado a tener un pueblo sin personalidad.

¿Cómo explicar donde habitó la nobleza si no hay un solo edificio que nos testifique la idea?

Sanabria se muere o la suicidan en aras de la modernidad y nada puede evitarlo, mañana solo será una colección de fotos en blanco y negro.

Como escribe Benedetti; "el pasado es una colección de silencios". Lo malo es cuando a esos silencios no les podemos acompañar con imágenes. Entonces a eso hemos de llamar desidia y olvido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine