Autorizan el derribo de Pastelería Álvaro, pero el nuevo edificio debe reproducir la fachada

La Junta de Gobierno Local concede licencia para demoler el inmueble descatalogado l La futura construcción también tendrá un mirador curvo

 09:32  
Vista general del edificio Pastelería Álvaro tomada ayer por la mañana.
Vista general del edificio Pastelería Álvaro tomada ayer por la mañana.   Foto C. de la Cal

JUAN ANTONIO GIL
La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Benavente ha concedido licencia de derribo para el edificio «Pastelería Álvaro», en la plaza de San Francisco, tras consumarse su descatalogación.

La autorización conlleva sin embargo aplicar las prescripciones de la Comisión de Patrimonio y el nuevo edificio deberá reproducir la fachada actual y mantener el mirador curvo con el diseño y vuelos del viejo inmueble.

La concesión de la licencia de derribo está condicionada a la presentación de la documentación del estado de las edificaciones colindantes y del viario por el que circulará la maquinaria que se utilice en la demolición. También deberán adoptarse las medidas necesarias para garantizar la estabilidad de los edificios colindantes durante la ejecución de las obras.

Del mismo modo la autorización obliga a cercar la fachada y al desvío del tráfico peatonal en ese tramo de la acera mediante vallas de obra y cinta de balizamiento, además de señalización normalizada.

Una vez realizado el derribo deberán adoptare medidas que garanticen la estabilidad de las edificaciones colindantes y eviten el deterioro de las mismas durante el tiempo que el solar permanezca sin edificar.

La descatalogación del edificio se consumó el pasado mes de noviembre. La «situación de deterioro» del inmueble y la constatación de que «las calidades constructivas del edificio no son de suficiente valor como para mantenerlas», impulsaron a la Comisión a recomendar una nueva edificación «tanto en el sistema estructural como en el de acabados de la fachada», por lo que consideraron «necesaria» la modificación del catálogo de edificios protegidos del Plan General de Ordenación Urbana para poder llevar a cabo un proyecto de derribo.

El informe de Patrimonio se hacía eco del «estado lamentable de conservación» del edificio, donde se habían detectado grietas en el muro de carga estructural, lo que imposibilitaba el mantenimiento de la fachada o de la estructura del edificio tal y como requiere el PGOU de Benavente.

El inmueble estaba protegido estructuralmente y de forma simultánea está afectado por su proximidad al Hospital de la Piedad, monumento BIC. En 2003 se tramitó un proyecto de derribo de la edificación proponiendo sustituir el edificio con una altura mas. La Comisión Territorial de Patrimonio se mostró favorable al derribo al no tener protección estructural. Sin embargo el PGOUB aumentó la protección a estructural frenando así la propuesta de derribo que Patrimonio había aprobado con anterioridad. El último informe señala que «todo el edificio se encuentra en un estado de deterioro progresivo e irreversible, pudiéndose considerar que se encuentra en estado de ruina, no siendo habitable en ningún caso».

Su demolición, añade el informe de noviembre de este año, «no se podría considerar como «una pérdida del patrimonio cultural de Benavente», sino todo lo contrario: «su aspecto no apoya al Hospital de la Piedad».

Enlaces recomendados: Premios Cine