La ampliación de la carretera de Micereces obliga a negociar con propietarios de fincas

La Diputación no descarta utilizar la vía de la expropiación si fallan las conversaciones con los dueños de solares situados junto a la calzada

 01:02  
Un vehículo pasa por el tramo sobre el que se va a actuar.
Un vehículo pasa por el tramo sobre el que se va a actuar. Foto MAC

M. A. CASQUERO La Diputación Provincial mantiene negociaciones con los propietarios afectados por la mejora de la carretera de Micereces de Tera. El ensanche de una buena parte de la vía, preseñalizado ahora con estacas, obliga a llevar a cabo conversaciones con los propietarios de las fincas para llevar a buen puerto el proyecto, ya que en caso contrario la institución provincial se vería obligada a utilizar el procedimiento de la expropiación forzosa. Una circunstancia que no se descarta pero que deja como último recurso, según pudo saber ayer este periódico.


El trazado de 2,2 kilómetros de la calzada ZA-V-2527 entre el puente y el acceso de Aguilar con la localidad de Micereces de Tera será ensanchado en su margen derecha por lo que necesariamente se tendrán que ocupar parte de las fincas, en su mayoría de particulares. La institución propietaria de la carretera, la Diputación, se ha inclinado por el ensanche en la parte derecha de la vía debido a que en el contrario, la izquierda está ocupado en todo su trazado paralelo a la cuneta por una acequia de riego y en el caso de intervenir en este margen de la calzada se tendría que demorar mucho más la intervención de obra, lo que supondría un importante incremento de los costes económicos.


La ocupación de las fincas se traduciría en la mayor parte de ellas, en una anchura del margen derecho, de entre 1,5 y 2 metros para permitir desplazar el actual vaso de la cuneta.


Las obras de mejora del refuerzo y ensanche de la calzada vendrían a optimizar la seguridad de la circulación rodada entre el puente de Micereces de acceso a la N-525 y la carretera que enlaza Aguilar con Vega de Tera (ZA-P-2547), en el entronque de la plaza de Micereces.


La superficie de rodadura actual presenta un estado deficiente exigiendo operaciones constantes de bacheo. La estrechez de esta carretera, con una calzada de 4,20 metros y 0,30 metros de arcén, dificulta también el cruce de vehículos pesados. Estas deficiencias inciden en la peligrosidad de la calzada por lo que desde la Diputación se ha proyectado la mejora con el refuerzo del pavimento de la vía y su ensanche. Circunstancia esta última por la que se precisa de una ocupación longitudinal de las fincas en la mayor parte del trazado, ante la dificultad de intervenir en el margen contrario por la existencia de la acequia para el riego de cultivos. De no prosperar las negociaciones de cesión de una pequeña parte de los terrenos, este diario ha podido conocer que se utilizaría la vía de la expropiación.


El proyecto de mejora del pavimento y ensanche de la calzada desde el punto kilométrico 0,900 en el puente de Micereces con el acceso de Aguilar hasta el punto kilométrico 3,100 a la entrada de Micereces para entroncar con la carretera de Aguilar a Vega de Tera está presupuestado en 605.442,85 euros, de los que 596.468,51 euros irían a parar a las obras y una cantidad de 8.974,34 euros para el pago de cesión de terrenos.


En el proyecto se plantea el saneamiento de los blandones existentes en el pavimento, la ampliación de la plataforma con renovación del firme en los accesos, limpieza, señalización y nueva construcción de obras de fábrica y drenaje.

Enlaces recomendados: Premios Cine