Res publica benaventana

Temblad pobres del mundo, os salva ZP

 
Temblad pobres del mundo, os salva ZP
Temblad pobres del mundo, os salva ZP  

En estos avatares en los que se mueve mi vida de abuelo, suspirando y corriendo tras de mis nietos, hoy me toca estar en un pueblo antigua pedanía de Orihuela, conquistado al Reino de Murcia por san Fernando y adjudicado, desde mi pobre opinión, incorrectamente a la provincia de Alicante: Pilar de la Horadada. Esto me hace recordar que en estas tierras conquistadas y pobladas por un rey zamorano, se vertió la sangre zamorana y poblaron este lugar, hoy vergel y hasta no hace mucho desierto, nuestros antepasados. Yo no acompañé a las mesnadas ni presencié la firma de los tratados de paz ni conocí a los repobladores cristianos, pero el tipo huertano de tez morena, bajito, fuerte y cachazudo, se aviene con nuestra característica tipología humana.



Aquí, los mayores son personas de carácter campechano que entablan conversación con cualquiera, como si el hablar y relacionarse con los demás fuera una necesidad. Por eso, esta mañana, después de dejar a mis nietos en la guarde, tomarme un café, -que en Benavente es café con pincho de tortilla-, y comprar el periódico, me voy a leer la prensa, resguardado de los treinta grados a la sombra, en una rambla arbolada y con bancos donde van a sestear los viejos desde que sale el Sol hasta que se pone; dado mi carácter, taciturno y extraño, me siento en un banco para mí solo, pero no pasa mucho tiempo cuando otro anciano, mayor que yo, se sienta a mi lado y me habla, me dice: ¿Vd. no es de Pilar? Lo miro, diciéndole con la vista, por favor déjeme leer, pero, flemático, insiste: ¿De dónde es usted? Y, comprobando que no se va a rendir, me avengo a darle palique y, sin más, le explico que soy de un pueblo muy antiguo que se llama Benavente, que tiene un parque en el Cielo, desde donde se divisa un panorama precioso que circundan y perfilan en la lejanía unas montañas que se ven como el final del Edén; me mira con cara de asombro y, dando a entender que o no me entiende o estoy loco, me lleva a su terreno polémico, la dichosa política, y me suelta una perorata sobre las promesas incumplidas del agua que hizo el PSOE, cuando eliminó el transvase del Ebro, pero lo que más le duele es que su nieto sea procurador en la Generalitat por el Zapatero. Ese mentiroso que arruina su tierra y a España. Oyó en la radio que quiere arreglar la vida a los pobres del mundo, y se le escapa un: ¡Ya podéis temblar pobres del mundo, os arreglará ZP! ¡Os arreglará como a nosotros, este hombre que solo sabe repartir miseria para los pobres! Él, sí dejó de ser pobre, arregló su vida. Ante esta declaración, yo la apostillo diciendo, hay tontos que aún cree en las mentiras de Zapatero y no tienen en cuenta el dicho evangélico: Por sus obras los conoceréis. Seguimos charlando un rato más hasta que me levanto para ir por mis chicos; me voy sabiendo que tengo un amigo más que se llama Antonio y tiene un piso en San Pedro del Pinatar que alquila solo a cristianos.


  Fotogalería

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN DE ZAMORA |  LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD:  TARIFAS |  AGENCIAS |  CONTACTAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondezamora.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya