10 de enero de 2018
10.01.2018
Al grano

Elecciones

El sector agrario está llamado a las urnas el 11 de febrero. Hay casi 700 censados menos

12.01.2018 | 01:01
Elecciones

El campo castellano-leonés está llamado a las urnas el 11 de febrero. El zamorano también, claro. Hay que volver a elegir a los representantes del sector en los foros sectoriales, entre ellos la cámara agraria provincial, un órgano bajo mínimos que languidece entre la desidia administrativa y la falta de competencias. Los comicios agrarios vuelven a hacer visible la bombilla sindical y quienes se encargan de que no se apague volverán a hacer el camino inverso, entre la ciudad y el campo, buscando abrazos y votos, que es tiempo de recuerdos y de sacar los pies del tiesto, cantándoles las cuarenta a la Administración.

Las elecciones se presentan con novedades: no habrá candidatos y se votará a las siglas. Las organizaciones profesionales designarán después a sus representantes en las distintas mesas y corporaciones en base a su representatividad ganada en las urnas.

Son unas elecciones tristes porque el censo provincial de votantes no deja de caer. En los últimos comicios, hace cinco años, había 5.520 agricultores y ganaderos en la lista; un lustro más tarde quedan 4.827, cerca de un 15% menos, una caída trágica. Los profesionales del sector han tenido que reciclarse ante el ajuste de las rentabilidades y engordar sus explotaciones para sobrevivir. El que no ha podido hacerlo, ha tenido que marcharse, como tantos otros zamoranos.

Las elecciones resolverán algunos enigmas en la provincia: servirán para conocer si la Alianza COAG-UPA mantiene su mayoría absoluta, si ASAJA despega desde el suelo o no, y si UCCL pasa de la anécdota a la realidad.

Los comicios, que tanto costaron conseguir hace años, han perdido fuerza como también lo ha hecho profesionalmente el sector agrario. Pero, bueno, nunca es tarde para sembrar si hay tempero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine