08 de febrero de 2017
08.02.2017
0/3

Cien explotaciones de vacuno menos

Los cierres de granjas lecheras continúan en Castilla y León debido a los bajos precios que se sitúan por debajo de los costes de producción, entre 28 y 31 céntimos el litro

09.02.2017 | 00:54
Explotación de vacuno en la provincia de Zamora.

Lejos de remitir, la crisis que desde 2014 atraviesa el vacuno de leche continúa poniendo en jaque a numerosas explotaciones de la Comunidad y obligando al cierre a muchas otras. Solo en el último año, en el que los precios se movieron entre los 28 y los 31 céntimos por litro, 97 ganaderos de Castilla y León dejaron de producir leche y la cifra de explotaciones se redujo a 1.252, según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

La pérdida de explotaciones en la Comunidad, que porcentualmente se sitúa en el 7,1 por ciento, es más acentuada que en el conjunto de España, donde en 2016 se cerraron 972, hasta las 15.368, lo que supone una caída del 5,9 por ciento. En Galicia, la primera comunidad productora, se perdieron 561 explotaciones (-6,1 por ciento), en Asturias 104 (-5,2 por ciento) y Cantabria 75 (-5,3 por ciento).

Los bajos precios, alejados del umbral de los 34 céntimos por litro que las organizaciones agrarias establecen como costes de producción, continúan siendo el caballo de batalla de los ganaderos. En el caso de Castilla y León los precios en diciembre se situaron en 0,315 euros litro, el nivel más alto de todo el año, mientras que las cotizaciones más bajas se registraron en julio con 0,289 euros.

En diciembre, la media nacional se situó en 0,313 euros y solo los ganaderos de las comunidades de País Vasco y La Rioja lograron vender su leche por encima de los 34 céntimos, mientras que en Galicia se registró el precio más bajo con una media de 0,298 euros.

A pesar de la caída del número de explotaciones, la producción experimentó una ligero caída de cien toneladas con relación a 2015, hasta las 866.212 toneladas. A nivel nacional tampoco se registraron variaciones destacadas y la producción se situó en los 6,88 millones de toneladas, mientras que un año antes fue de 6,79 millones.

El coordinador regional de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, calificó de "barbaridad" la pérdida de 97 explotaciones en un año, después de la fuerte reconversión que viene sufriendo el sector, y argumentó que las medidas puestas en marcha por las administraciones no han servido para "casi nada", ya que se sigue sin negociar contratos a dos o tres años por encima de los costes de producción.

Además, lamentó la falta de unión entre las organizaciones agrarias para reclamar medidas y aseguró que UCCL se quedó sola cuando propuso convocar una nueva "Marcha Blanca". "Estamos ante un sector muy atomizado y la única manera de presionar es con la unidad de todas las organizaciones agrarias", aseveró.

Por su parte, desde La Alianza, el secretario regional de UPA, Aurelio González, anunció que su organización continuará con las movilizaciones para reclamar unos precios justos y reclamó al Ministerio de Agricultura y a la Junta que pongan en marcha medidas eficaces de control de los mercados y de lucha contra prácticas fraudulentas.

A su vez, también resaltó la profesionalidad de los ganaderos de la Comunidad, que han sido capaces de reducir sus costes de producción, pero argumentó que "con una subida de la electricidad tan arbitraria como la que se está produciendo el futuro de muchas explotaciones es aún más complicado".

Mientras tanto, desde Asaja se considera que el sector del vacuno de leche de Castilla y León tiene capacidad de competir en un mercado globalizado, incluso fuera de la Unión Europea, pero considera que es necesario una industria láctea eficiente, con dimensión para estar en el mercado global, y "que cuide al sector primario con un precios que remuneren la inversión y el esfuerzo, algo que ahora no hace".

A su vez, desde el sindicato Asaja se indica que mientras el mercado se ha recuperado en los últimos meses en la mayoría de los países europeos, en España no se ha registrado ninguna subida. En el mes de diciembre, el precio pagado al ganadero en Alemania fue de 0,334 céntimos el litro, en Francia 0,319 el litro y en España tan solo 0,313.

En este sentido, Asaja culpa de esta situación a la industria y a la gran distribución por pactar los precios en origen impidiendo la libre competencia y asegura que "los dos céntimos que marcan la distancia entre la media de la Unión Europea y la media española suponen un diferencial, para una explotación tipo de 50 vacas de 1.000 euros al mes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine