Al grano

La superluna

Muchos fueron los que perdieron la belleza por intentar encarcelarla

17.11.2016 | 00:54
La superluna

Buscaron las sombras de la luna para encontrar esas claridades propias que bastardean. Millones de personas salieron la noche del lunes a la calle para verla, súper y oronda; descubrir su belleza fría, repleta de goterones de ámbar. Alguien pensó que el mundo se había reconvertido, catarsis espiritual, y se había tornado animista. No, no fue así, que la inmensa mayoría de los que se perdieron en los altos de la noche plenilunada lo hicieron para llevarse a sus cámaras, a sus móviles, el alma de la cascabelera, la eternidad. La luna más gorda desde el año 1948, la más grande hasta 2034, esa necesidad azulada que tenemos todos de vivir lo que no ha soñado nadie.

Lástima que los artilugios no dejaran ver el objetivo. Una pena que la superluna no sirviera para reencontrarnos con la belleza de lo natural, esa que está ahí, vertical, en un edificio viejo plantado en la calle, la que tirita prendida en la nada de una mañana de niebla como la del domingo, donde llueve de abajo para arriba; el silencio mentiroso de la soledad de la llanura castellana; la estética oronda de una reunión de amigos donde las metáforas comen chorizo; ese hablar sin gestos entre una madre y un hijo, el sentir sincopado de una pandilla de adolescentes, que se entienden por gestos.

Lástima que los artilugios no dejen ver la belleza que se extiende a nuestro lado, solitaria y ambigua. La belleza no come en mesa de cristal ni es solitaria, que necesita la complicidad del que pasea, del que habla, del que siente.

No hay mayor disfrute -ni más barato- que el paseo por el campo descarnado, perderse por los barbechos mirando al suelo y buscar en la epidermis de la tierra signos de otros que hayan estado por allí. Les aseguro que los hay y muchos. Piedras y cantos hablan. Cuentan mil historias de quien los tuvo en sus manos, de quien los golpeó, los labró, de la naturaleza que los maltrató y los bendijo.

El cielo siempre es bello. Empedrado o arlequinado de estelas. Es soñar, trascender a este mundo tantas veces miserable. Hay que mirar la superluna y todas las lunas. Pero, por Dios, sin artilugios, a puro huevo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Campo

Remolacha acumulada en una parcela.
El sector azucarero confía en frenar el impuesto dulce con la ayuda de Tejerina

El sector azucarero confía en frenar el impuesto dulce con la ayuda de Tejerina

Los remolacheros piden al Ministerio de Agricultura que medie ante el de Hacienda para evitar la...

Ser zamorano...

Ser zamorano...

La visión de los nacidos en la provincia que viven fuera

Zamora contará con el 85% de su superficie agraria concentrada en 2020

Zamora contará con el 85% de su superficie agraria concentrada en 2020

La Junta invertirá en cuatro años 9,4 millones de euros para construir caminos y desagües en las...

Todos los cazadores a la cárcel

Todos los cazadores a la cárcel

El diferente rasero de la Administración regional a la hora de aplicar las normas

Tejerina pide al sector agrario que luche contra el cambio climático

Tejerina pide al sector agrario que luche contra el cambio climático

La ministra plantea como retos la consolidación de la presencia española en los mercados...

España tiene la segunda mayor masa forestal de Europa, pero no la rentabiliza

España tiene la segunda mayor masa forestal de Europa, pero no la rentabiliza

Los expertos destacan el beneficio ecológico de una gestión de los bosques responsable

Enlaces recomendados: Premios Cine