20 de septiembre de 2016

Las cosechas de otoño, condicionadas por la falta de lluvias

Agricultores zamoranos apuestan por la colza "con precios más estables

22.09.2016 | 01:05
Campo plantado de colza.

Los mayores condicionantes meteorológicos para las cosechas agrícolas de otoño han sido este año las lluvias de primavera -que impidieron en algunos casos una correcta polinización-, la sequía en verano y la falta de agua para riego.

Así lo han apuntado a Efeagro fuentes de la las Cooperativas Agro-alimentarias y las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA.

Han avanzado que las cosechas de este nuevo curso no se presentan, en líneas generales, peor que en otras campañas, al menos para cítricos, girasol o tomate; puede haber reducción en volumen en vino, aceituna, almendra y manzana reineta, y una apuesta por la siembra de colza tras la caída de precio de los cereales.

Ante la ausencia de precipitaciones en el Levante desde hace varias campañas y, sobre todo, en Murcia, el Gobierno ha anunciado la prórroga de los reales decretos de sequía del Júcar y el Segura, la cesión de 10,4 hm3 de los regantes del Tajo a favor de los del Segura y nuevas medidas para disponer de más agua desalada.

La Interprofesional del Limón y Pomelo (Ailimpo) prevé que se recuperen los niveles "normales" de campaña -en torno a un millón de toneladas-, mientras que la producción de almendra puede caer a las 40.000 o 42.000 toneladas, según han explicado a Efeagro desde Almendrave.

La Consejería de Agricultura valenciana, en su primer aforo sobre la campaña de cítricos, también ha hablado de una "recuperación de los niveles de normalidad", ya que se espera una producción de 3,9 millones de toneladas, un 23 % más que en 2015/16.

Desde las Cooperativas de la Comunidad Valenciana, su presidente, Cirilo Arnandis, ha precisado que los datos avalan la recuperación en cítricos tras el "paréntesis" de la campaña anterior (un -20 %, respecto a 2014/15) por cuestiones asociadas a la climatología.

Fuentes de Asaja han calificado de "año muy duro" el que han padecido los cultivos de primavera-verano por las altas temperaturas y la falta de precipitaciones.

Como ejemplo, señalan que en la cornisa cantábrica el calor ha cortado el ciclo vegetativo del maíz, que ha necesitado riegos adicionales en un momento de bajas cotizaciones, lo que le quitará rentabilidad, o que el heno de pasto ha sido escaso y preocupa a los ganaderos de la zona de cara a los próximos meses.

En el arco mediterráneo, donde se ha producido un incremento del consumo de agua por la buena campaña turística, la fuerte sequía ha hecho sufrir a olivar de secano, viñedo y almendro, han añadido.
La situación de cultivos leñosos (como almendro, olivo y vid) por la falta de lluvia y la "angustiosa situación" de la ganadería extensiva preocupan ahora a Asaja Aragón, y desde Asaja Sevilla hacen hincapié en la sequía y el calor en verano como causas de la menor cosecha de aceituna de mesa (-17 %).

En Castilla y León, la patata ha sido uno de los cultivos más beneficiados esta campaña, con buenos rendimientos y precio, según Aurelio González (Alianza UPA-COAG), quien ha apuntado que ya queda muy poca por arrancar.

González ha explicado que en girasol -que sustituyó al maíz ante el exceso de lluvias en primavera- puede producirse una merma en el de secano por el calor de la última semana de agosto, pero que, en líneas generales, la mayor superficie plantada en regadío permitirá hablar en octubre de una cosecha buena.

Los remolacheros castellanoleoneses, que han reducido esta campaña la superficie plantada también a favor de girasol, confían en las lluvias de las próximas semanas para que el cultivo "engorde" antes de su recogida a partir de noviembre, ha añadido.

Los agricultores de Zamora y León, según González, sí que están pensando, tras los "precios hundidos" del "cosechón" de cereal de invierno -el principal cultivo de la región-, en sembrar las próxima semanas colza, "que es más estable en precios".

En Cantabria, ha destacado el secretario general de UGAN-COAG, Gaspar Anabitarte, el calor sufrido desde la mitad de julio hasta mediados de septiembre no ha producido daños ni en calidad, ni en cantidad para el maíz forrajero que se siega estas fechas, aunque sí afectó a la pradera natural, que espera que se recupere en otoño.

Desde Extremadura, el presidente regional de UPA, Juan Moreno, se ha mostrado de acuerdo con que las condiciones meteorológicas de este último ejercicio hídrico "no ha afectado de manera alarmante" a ningún cultivo de secano y de regadío.

Sí ha destacado la bajada de los rendimientos de cosechas y el aumento de los costes por tratamientos debido a las lluvias de primavera para el viñedo y el tomate; de esta hortaliza ha calculado unos dos millones de toneladas, igual que en la anterior campaña, pese a cultivarse unas 3.000 hectáreas más.EFEAGRO
98017000

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Campo

Todos los cazadores a la cárcel

Todos los cazadores a la cárcel

El diferente rasero de la Administración regional a la hora de aplicar las normas

Tejerina pide al sector agrario que luche contra el cambio climático

Tejerina pide al sector agrario que luche contra el cambio climático

La ministra plantea como retos la consolidación de la presencia española en los mercados...

España tiene la segunda mayor masa forestal de Europa, pero no la rentabiliza

España tiene la segunda mayor masa forestal de Europa, pero no la rentabiliza

Los expertos destacan el beneficio ecológico de una gestión de los bosques responsable

UPA exige a la Azucarera un complemento a los remolacheros de Tábara

La organización denuncia las presiones de la industria para cultivar el producto

La Junta elevará hasta un 21% la ayudas a la remolacha

Milagros Marcos adelanta que el Gobierno regional "no se doblegará" ante el impuesto dulce del...

Enlaces recomendados: Premios Cine