Remolacheros afectados por el coste del transporte estudian denunciar a la Azucarera

En los próximos días volverán a reunirse para decidir la estrategia, ya que insisten en que se abone la misma cuantía a agricultores y a camioneros

06.01.2016 | 00:09
Un camión cargado de remolacha llega a la Azucarera de Toro.

Los remolacheros afectados por la reducción en el precio de transporte del cultivo a la fábrica han valorado, en la reunión mantenida el pasado martes 26 de diciembre, las posibles líneas de actuación a tomar ante esta situación. Un marco de decisión en el que se bajarán diversas posibilidades como seguir insistiendo ante la industria para que abone la misma cuantía a agricultores y transportistas, presentar una demanda en el juzgado para lograr dicha retribución, acudir al árbitro del acuerdo marco interprofesional o realizar acciones de protesta frente a la industria debido a que los afectados consideran "esta actuación como injustificable. Nos están discriminando en relación con los otros transportes que acuden a la Azucarera" asegura Fernando García, responsable del sector remolachero de Coag.

Además, los cultivadores trasmitirán el estado actual de la situación a los responsables de la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Agricultura debido a que estas instituciones aportan subvenciones para el correcto funcionamiento del sector y, en esta momentos, "esta actuación por parte de la industria está vulnerando el correcto desarrollo del mismo" como incide García.

De esta forma, en los próximos días representantes de las principales organizaciones agrarias y remolacheros afectados por esta variación en el precio volverán a reunirse para acordar que medidas definitivas para afrontar esta situación.

Una circunstancia derivada de la diferencia existente en la cuantía economía que perciben los agricultores que trasladan personalmente el producto que, actualmente, es menor que la que se está pagando a los transportistas contratados para la campaña. Una variación económica que se sitúa entre los cincuenta céntimos y un euro menos por tonelada que percibe el cultivador y que afecta a los agricultores que se encuentran en un radio de cincuenta kilómetros desde estos terrenos hasta la fábrica.

Por otra parte, la campaña de remolacha mantiene su curso con normalidad facturando la fábrica unas 8.000 toneladas diarias. Una cantidad que permitirá finalizar la campaña en fecha debido a que en estos momentos ya se han recibido 705.000 toneladas de las 945.000 previstas en la recepción final.

Un producto que actualmente está entrando en la industria con 10% de descuento y con una riqueza 17,4% grados. Una media que se ha reducido en las últimas fechas donde la remolacha entrante se facturaba con unos niveles del 11% y 17,7 grados y este descenso ha venido provocado principalmente por las enfermedades que han afectado el correcto desarrollo de la planta en algunos terrenos. Una variación en la misma que, en un principio, no supondrá un problema en la recepción de las 240.000 toneladas que faltan por recolectar en la fecha estipulada para el cierre de campaña que se situará a finales del mes de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine